Una de chapa y pintura

Si Mecano no se hubiera disuelto y estos días Ana Torroja y los hermanos Cano se dieran una vuelta por el sótano del hotel Málaga Palacio, seguro que hacían una nueva versión de aquel ‘sombra aquí, sombra allá, maquíllate, maquíllate....’. ¡Madre mía! El paraíso de la ‘chapa y pintura’ se encuentra allí de la mano de L’Oréal Professionnel para que a las famosas no les falte ni un detalle para brillar en la alfombra roja. Así cualquiera... (sí, tengo cierta envidia, lo reconozco).

Creo que no he visto tanto colorete junto ni en la sección de perfumería de unos grandes almacenes o tantos modelos de pestañas postizas o bases de maquillaje. Aunque lo mejor es tener a diez peluqueros a tu disposición que te hacen el recogido que pidas ‘ipso facto’ y a seis maquilladores que le dicen adiós rápidamente a esas ojeras y camuflan las arrugas. Vaya, que te dejan preparada para ganar Miss Universo o para posar en la portada de una revista sin necesidad de Photoshop.

Una ve entrar a la improvisada peluquería del festival a las actrices en ropa cómoda y salir de allí 45 minutos después que parece la puerta de ‘Lluvia de estrellas’ (sí, lo sé, hoy estoy un poco viejuna). Y es que por más años que lo vea, no me deja de sorprender. Esto también es parte de la magia del cine.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate