Cinco maníacos del buen rollo

video

Rodrigo Sancho, Abdelatif Hwidar, Denise Castro y Enrique García ajustan cuentas con el productor Kike Mesa / Paula Hérvele

  • Los directores de ‘Maniac Tales’ desgranan algunas de las anécdotas del proyecto

  • La cinta hilvana cuatro historias de terror con una trama central rodada en La Equitativa, convertida en un edificio neoyorquino de apartamentos

Hay quien se lleva el trabajo a casa y no termina de desconectar y hay quien se lleva la casa al trabajo; en este caso, al set de rodaje. Ahí están Alejandra y Andrea, de 12 años, rubias nada angelicales en algunas en algunas escenas de ‘Maniac Tales’, la cinta producida por su padre, Kike Mesa, que también dirige una de las cinco historias que componen la terrorífica trama de la cinta presentada ayer en la sección oficial fuera de concurso.

«Conseguir los permisos para rodar con un niño es una paliza que no veas... Tardan tres o cuatro meses y además hay que ser muy cuidadoso con los horarios de trabajo de los menores una vez que estás en el rodaje. Por eso pensé que trabajar con mis niñas era una forma de convivir con la familia en el trabajo», recuerda Mesa.

El productor malagueño comparte mesa en la terraza del Hotel AC Málaga Palacio con los otros cuatro directores que firman ‘Maniac Tales’. Bastan unos segundos para que prendan las anécdotas, las bromas y los chascarrillos vinculados al filme. Sigue Mesa: «Venía de un proyecto que había sido muy duro para mí, con muy mal rollo, que acabé abandonando por desavenencias con parte del equipo...». En esas se incorpora Rodrigo Sancho:

– ¿De qué habláis?

– De ‘Rey Gitano’ –responde Enrique García, otro de los directores.

–¡Uh...! –bromea Sancho mientras sacude la mano.

–Es que estuve a punto de odiar mi profesión –sigue Mesa–, de odiar lo que más amaba, que es el cine, de que el cine me diera ganas de llorar.

–Bueno, tú siempre lloras con ‘Cinema Paradiso’ –guiña García.

–Es que mi Fredo y mi Totó... –responde Kike Mesa con una media sonrisa. Y cierra: «Conclusión: que para esta película quería trabajar sólo con buenas personas, que hubiera siempre buen rollo».

La trama de ‘Maniac Tales’ se entrelaza como la charla de sus directores. Una historia principal, dirigida por Rodrigo Sancho, sirve de hilo conductor para otros cuatro relatos firmados por Denise Castro, Enrique García, Abdelatif Hwidar y el propio Kike Mesa. Así, ‘Maniac Tales’ parte de la historia de un inmigrante mexicano que consigue trabajo como conserje en un edificio de apartamentos de Nueva York, que aquí es La Equitativa, «un personaje más» para Sancho. Una de las inquilinas es la guionista de una exitosa serie de terror, cuyos capítulos componen los fragmentos dirigidos por el resto de componentes de la reunión en el Málaga Palacio.

Rodaje en inglés

«Cuando nos comentó Kike que el rodaje sería en inglés, pensé en situar la historia en Los Ángeles, de noche, pero él sugirió que fuera de día y creo que funciona mucho mejor así, porque la hace más original», recuerda Denise Castro.

«Yo es que he sido uno de los problemáticos...», anuncia Enrique García, zalamero. «Había planteado rodar en español y en Galicia y Kike me dijo que quería la película en inglés para poder comercializarla en el extranjero, Él era el que veía la película con una perspectiva global, el que manejaba los hilos. Pensé entonces que la protagonista de mi historia no podría ser Virginia DeMorata, por la cuestión del acento, pero él sugirió que el personaje podía ser una mujer latina instalada en Estados Unidos», rememora el director sobre su fragmento, uno de los más inquietantes de la cinta.

Y con tantas historias y tantos directores, ¿cómo se han manejado los egos? Salta Abdelatif Hwidar: «No ha habido ningún problema en ese sentido, todos han tenido claro desde el principio que el mejor de todos era yo». Hay un segundo de silencio y después todos ríen. «Ha sido un proyecto muy gamberro, nos hemos reído mucho, porque es muy divertido hacer terror», acota Hwidar.

Los pezones bajo el teclado

Ahí estaban los pezones de maquillaje que Kike Mesa usaba para sostener el teclado de su ordenador durante las filmaciones. O las bromas con los efectos especiales en las pausas entre una escena y otra. «Ha sido bueno salir de la zona de confort para explorar nuevas posibilidades», apostilla Castro sobre la experiencia de rodar en inglés con actores norteamericanos. «Ya que lo haces, hazlo bien, porque para que se rían de uno siempre hay tiempo», remacha la única chica al otro lado de la cámara en ‘Maniac Tales’.

Justo la historia de Denise Castro fue la primera que vio Enrique García antes de ponerse manos a la obra con la suya: «Cuando la vi me dije ‘Uh, esto va en serio. Me tengo que poner las pilas’». Eso sí, siempre con buen rollo.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate