Diario Sur

El Festival de Málaga cruza el charco

Los técnicos colocaban ayer la alfombra y el decorado para los fotógrafos en la entrada del teatro Cervantes.
Los técnicos colocaban ayer la alfombra y el decorado para los fotógrafos en la entrada del teatro Cervantes. / Fernando González
  • El certamen abre con ‘El Bar’ de Álex de la Iglesia e incluye el cine latino en la lucha por la Biznaga de Oro

  • Antonio Banderas, Leonardo Sbaraglia y Fernando León de Aranoa reciben el homenaje del certamen

El 20 promete ser una edición de las de recordar. El Festival de Málaga Cine en Español ha introducido en su denominación la preposición ‘en’ para abrir las fronteras de la producción hispana y cruzar el charco con su nueva sección oficial que incluye lo de antes –las películas patrias–, junto a los nuevos títulos iberoamericanos. El reparto ha quedado en 13 filmes nacionales frente a una decena de cintas latinas. Aunque el certamen empezará esta vigésima edición como siempre. Con cine ‘made in Spain’ de la mano de uno de los grandes de nuestra filmografía, Álex de la Iglesia, que estrenará ‘El Bar’, un ‘thriller’ coral con una serie de personajes atrapados en una taberna de barrio. Y si sonora promete ser la inauguración de hoy, no menos será el paso de los homenajeados de esta edición, entre los que destacan el malagueño Antonio Banderas, el argentino Leonardo Sbaraglia y el madrileño Fernando León de Aranoa.

La gala de esta noche, cuyas entradas están agotadas –se podrá seguir en ‘streaming’ por la web de SUR que emite la señal de Onda Azul–, pretende también ser una reivindicación de las dos décadas de vida del Festival de Málaga. La ceremonia, que presentarán Fran Perea y Manuela Vellés, contará además con una gran presencia musical con la actuación de Roko, el grupo grupo Alto Voltaje Crew y el cantautor Jorge Drexler, además de la presencia de la bailarina y coreógrafa Luz Arcas. Unas interpretaciones que no se perderán representantes institucionales que han querido apoyar con su presencia la muestra, como el ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, y la consejera andaluza Rosa Aguilar. Además, se espera que también desfile el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, para visibilizar que su formación ha sido fundamental para que los presupuestos de la Junta entren este año en el Festival de Málaga con una contribución de 150.000 euros.

Según las otras previsiones, las de lluvia, la tormenta que amenazó el pasado martes parece que no se dará por aludida y dejará que las estrellas sean las únicas que caigan por la alfombra roja. Al menos a la hora del paseíllo. Por allí se espera a Blanca Suárez, a Mario Casas, al malagueño Jaime Ordóñez y a toda la troupe de Álex de la Iglesia que protagoniza ‘El Bar’, que se exhibe fuera de concurso. Con ella dará su pistoletazo de salida la sección oficial, que solo este fin de semana incluye la vuelta del cineasta Víctor García León con la comedia negra ‘Selfie’, el esperado debut de Esteban Crespo con el drama romántico ‘Amar’ y la adaptación de la novela de Lorenzo Silva ‘La niebla y la doncella’, a cargo de Andrés Koppel. A ellas, hay que añadir la proyección fuera de concurso de la producción malagueña de terror ‘Maniac Tales’ y el estreno de la producción argentina ‘Nieve negra’, con un duelo entre Ricardo Darín y Leonardo Sbaraglia. Este último recibirá además mañana el gran galardón honorífico del certamen, el Premio Málaga-SUR.

Para la semana, también habrá que seguir cintas como la colombiana ‘La mujer del animal’, en la que Víctor Gaviria aborda un caso brutal de violencia de género; la brasileña ‘Redemoinho’, de Jose Luiz Villamarim; la cubana ‘Últimos días en La Habana’, de Fernando Pérez, y las españolas ‘Verano 1993’, con la que Carla Simón logró el premio a la ópera prima de la Berlinale; ‘Plan de fuga’, un ‘thriller’ de Iñaki Dorronsoro; ‘Pieles’, debut en la dirección del actor Edu Casanova, y ‘El intercambio’, una comedia del malagueño Ignacio Nacho (fuera de concurso).

Decisión salomónica

Un menú variado que, no obstante, no compite entre sí ya que la organización tomó la decisión salomónica de dividir la Biznaga de Oro entre las dos orillas y otorgar una estatuilla dorada para el cine español y otra –con los mismos kilates– para el iberoamericano. Por tanto, este año tendremos dos ganadores salvo que el jurado quiera discriminar alguna de estas películas vencedoras con más galardones en el resto del palmarés. Para próximas ediciones sería más recomendable volver a la Binzaga de Oro única.

Los largometrajes se unen a la selección de documentales y cortometrajes –incluido el reciente nominado al Oscar por España ‘Timecode’– que convierten la ciudad en una gran pantalla de cine durante los próximos nueve días. La muestra acabará con la maratón de cine y el concierto de bandas sonoras del domingo 26 de marzo, aunque la noche antes, la del sábado, se vivirá el momento cumbre con la entrega de premios y una imagen esperada desde hace años: la presencia de Antonio Banderas sobre las tablas del Cervantes para recoger la Biznaga de Oro honorífica de este vigésimo aniversario. Se abre el telón.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate