Leonardo Sbaraglia: «El éxito es hacer el cine que me gusta ver como espectador»

Leonardo Sbaraglia recibirá el próximo mes de marzo el Premio Málaga-SUR.
Leonardo Sbaraglia recibirá el próximo mes de marzo el Premio Málaga-SUR. / Irene Marsilla
  • El actor recibirá el primer Premio Málaga-SUR de la nueva etapa internacional del festival de cine y concursará con ‘Nieve negra’, que coprotagoniza junto a Ricardo Darín

Ha llegado de Brasil. Está en Argentina. Y prepara las maletas para viajar a España. Pese a su vida nómada, Leonardo Sbaraglia (Buenos Aires, 1970) confiesa que es un hombre con «suerte». Y no solo porque no le falta trabajo, sino porque se siente «orgulloso» de cada papel que acepta e interpreta. Eso que transmite en pantalla le ha hecho merecedor del Premio Málaga-SUR, el primero que se concede en la nueva etapa internacional del Festival de Málaga que se abre a Latinoamérica y cambia su denominación a ‘Cine en Español’. Con una gran carrera internacional –desde el éxito de ‘Relatos salvajes’ a la serie de HBO ‘El hipnotizador’–, el actor es de los que ha contribuido a reducir la distancia entre el cine español y el argentino. De hecho, además de recoger el próximo mes de marzo el premio honorífico del festival, Sbaraglia presentará a concurso el ‘thriller’ ‘Nieve negra’ y rodará la serie de Cesc Gay ‘Félix’. De todo ello habla cuando descuelga el teléfono al otro lado del charco.

Felicidades por el Premio Málaga-SUR.

Estoy muy contento. Es un festival que aprecio mucho. Para mi España no es un lugar en el que trabajo, sino que lo siento como si fuera mi casa. Y este premio significa todo eso.

La última vez que vino fue hace diez años con ‘Concursante’, que se llevó el premio de la crítica...

Sí y fue un gran impulso para el filme. Además, era una película incómoda para el momento que se vivía en España, porque anunciaba lo que ocurrió después con la crisis. Vivíamos en un orden económico que no podíamos entender y que nos manipulaba. La película destapaba los mecanismos del mundo financiero con esta metáfora de un hombre premiado con millones de euros en coches, barcos y posesiones, pero que después estaba preso porque tenía que pagar los impuestos de todo eso y tenía que pedir un préstamo.

¿Y con respecto a aquel actor con rizos viene muy cambiado?

Hombre, los años no pasan solos. Aunque por el momento me siento mejor y sumo experiencias, trabajo, amistades y aprendizajes. Y vuelvo a tener rizos, ja, ja.

El cine español lo descubrió a comienzos de la década pasada... y ahora parece que el cine argentino también lo ha redescubierto.

Pasé ocho años en España. Esta profesión es fluctuante y yo tengo el privilegio y la suerte de nunca haber parado de trabajar tanto en España como en Argentina, Brasil, Uruguay o México. Hay películas que tienen más llegada al público que otras, pero eso no quiere decir que sean mejores.

Pero participar en un éxito como ‘Relatos salvajes’ que llega a las nominaciones a los Oscar viene bien...

Es que es una maravillosa película hecha por un gran director –Damián Szifrón–, y al mismo tiempo ha tenido suerte con el público y la crítica de todo el mundo. Pero también he participado en filmes que me han parecido magníficos, pero no han tenido el triunfo que merecían. El éxito es relativo y pasa por participar en películas que siento que son las que quiero ver como espectador.

Un productor me dijo una vez que, aunque nos acordamos de los grandes éxitos, en una carrera de cine lo que abundan son los fracasos.

Fíjate lo difícil que es acceder al éxito mundial de ‘Relatos salvajes’. Pero ese triunfo produce un efecto domino sobre otras películas que logran dar continuidad a la industria.

¿Y cómo se protege ante el exceso del éxito y el olvido del fracaso?

Lo más importante es hacer lo que te gusta y componer un personaje creíble e identificable para la gente. Ese es el logro. Y a eso le dedico la vida. Hace unos días veíamos el discurso de Meryl Streep en los Globos de Oro, en el que, además de cuestiones políticas, hablaba precisamente de ese corazón roto o alegre que forma parte de la identidad del actor y que trata de transformar en arte.

Pues Trump piensa que Meryl Streep está sobrevalorada...

Eso es una maniobra política para desacreditarla. Streep ha hecho historia en el cine mundial. Está por encima y es una referencia para muchísimas generaciones.

¿Las series van a acabar con el cine como algunos auguran?

Lo que ha cambiado es la manera de ver y de acercarse a la ficción. Vivimos una revolución audiovisual. Pero a mí me interesa el cine en las salas, el encuentro con otros espectadores y la magia de meterse en la pantalla para ir de viaje. Ya la vez se están produciendo unas series maravillosas, con grandes guiones e interpretaciones. Y no solo en EE UU, sino también en Latinoamérica y en España.

¿Que está viendo?

Voy atrasado, pero me voy poniendo al día. Acabo de terminar ‘Breaking Bad’ y ‘House of Card’, que desnuda los mecanismos de la política de forma magistral. Y ahora estoy con la tercera temporada de ‘Mad men’...

«Conciencia tranquila»

De las coproducciones hispanolatinoamericanas, las de España y Argentina son las más habituales, ¿por qué nos entendemos tan bien?

Es verdad. No solo nos unen aspectos culturales e históricos, sino también políticas de financiación entre ambos países. Paradójicamente, es increíble que Argentina tenga más relación con España que con el resto de Latinoamérica. Seguimos teniendo un potencial de mercado iberoamericano que no está explotado.

El Festival de Málaga busca precisamente ampliar ese mercado hispano con su nueva etapa.

Y lo festejo. Sobre todo para proyectos más pequeños que no tienen distribución y venta internacional como las grandes películas y que pueden encontrar esa salida en el certamen.

No sólo vendrá a recoger el premio, sino que también presentará ‘Nieve negra’, una de las muchas películas que ha hecho últimamente.

Comparto protagonismo con Ricardo Darín y la semana que viene la estrenamos en Argentina. Pero también tengo lista ‘No te olvides de mi’, de Fernando Ramondo, y está pendiente de estreno ‘El otro hermano’, de Adrián Caetano. Se han juntado todas estas cintas por distribución y por eso me estoy dedicando a las series. ¡Mas películas no puedo hacer!

Acaba de llegar de Brasil precisamente de una serie.

Sí, con la segunda temporada de ‘El hipnotizador’, que depende de HBO en Brasil. Es una producción muy cuidada en el límite de lo fantástico.

Y vuelve a España con la serie ‘Félix’. ¿Que le atrajo del proyecto?

Cesc Gay es de los directores españoles que más admiro y los guiones son muy buenos. Es uno de los proyectos más importantes que he recibido en los últimos años. Además, más que una serie con varios realizadores es una gran película de ocho capítulos que tiene el sello personal de Cesc, ya que es el único director.

¿Y de qué va?

Pues no sé si lo puedo contar. El título de ‘Félix’ es el nombre del personaje principal y presenta una trama sobre los manejos del poder y el dinero. Es la historia de un hombre que va perdiendo la ingenuidad y toma conciencia.

No para. Le va muy bien.

Ja, ja. Esta bueno tener trabajo, pero sobre todo necesito sentirme orgulloso de mis personajes. Eso me deja la conciencia tranquila.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate