Carmen Maura: «No me gusta que Dani Rovira no haya venido»

Carmen Maura regresa de nuevo al festival, donde ya figura en el palmarés del Premio Málaga SUR.
Carmen Maura regresa de nuevo al festival, donde ya figura en el palmarés del Premio Málaga SUR. / Ñito Salas
  • Actriz

A sus 70 años, Carmen Maura ya sabe lo es atesorar una Biznaga. En su palmarés se cuela el Premio Málaga SUR a toda su trayectoria, aunque en esta edición compite por otra con ‘El futuro ya no es lo que era’, de Pedro Barbero, en la que comparte protagonismo con Dani Rovira con un personaje que parece basado en ella misma.

Se mete en la piel de una actriz famosa, con Goya... Tiene mucho de usted su personaje, ¿no?

No nos parecemos mucho porque a ella le encanta lo de los premios y eso... aunque, eso sí, ni ella ni yo somos madres perfectas. Y siempre intento que mis personajes no me traspasen; cuando acabo la película, rompo el guión, me cambio el pelo… lo mato.

Pero Carmen sí es una persona muy optimista, como usted…

Es optimista y eso me gusta mucho. Pero a mí nunca jamás se me ocurriría morirme en el escenario.

Pues ya tiene usted 70 años y parece que no piensa en jubilarse...

Seguiré haciendo cosas que me diviertan; no quiero ni más fama ni más premios ni nada, solo descubrir y trabajar con gente completamente desconocida. Por ejemplo, hace una semana me mandaron un cortometraje maravilloso de un chico francés que es su primer trabajo y lo voy a hacer.

Bueno, su carrera siempre ha sido así desde el principio, porque la llegaron a llamar loca cuando se puso a las órdenes de Pedro Almodóvar...

Por eso estuve 20 años sin representante. No me entendía con ellos porque nunca te dejan que hagas cosas de este tipo.

En la cinta se caricaturiza a las divas ¿hay muchas sueltas en este mundillo?

Las hay, pero aquí menos que en otros sitios. Comparándolo con Francia, allí se da mucho más lo de que los actores son más importantes. Aquí no tanto. Lo que sí me preocupa que la gente joven no le dé suficiente importancia a la promoción, que es una parte de nuestro trabajo.

¿Y qué tal con Dani Rovira?

Muy bien trabajando y, además, nos traerá gente al cine. Lo que no me gusta es que no haya venido a Málaga, debería haber venido, pero cada uno tiene sus cosas…

El malagueño da vida a un adivino, ¿los ha llamado alguna vez?

Solo una vez y fue una experiencia tan mala que prefiero que no me digan nada; ya me lo imagino no. Tengo muchísima intuición y a veces sé cosas que me van a pasar, algunas muy curiosas.

También decía que tenía un ángel de la guarda detrás...

¡Y se ha portado maravillosamente bien (risas)! He tenido la suerte de estar en el momento oportuno, en el sitio que había que estar… Me han pasado tantas casualidades en mi carrera, pero tantas, y acertar con cosas absurdas... Entre otras cosas, mi ángel de la guarda se ha ocupado de que, desde que empecé, nunca haya tenido paro.

«Ser de verdad»

Y eso que dice que no es ni guapa ni lista…

Cuando empecé nunca pensé que iba a hacer cine. Entonces las que salían en la gran pantalla eran despampanantes. Luego ya empezó a haber actrices más normales.

Y ya lleva 140 películas…

Y no me lo hubiera imaginado en la vida. En el cine lo que te hace guapa y delgada no es ser guapa y delgada, es ser de verdad. Si consigues conquistar a la gente por lo que está escuchando y te cree, ya te encuentran superguapa. Cuando hice ‘¿Qué hecho yo para merecer esto?’ yo salía hecha un cristo, con un vestuario horrible, con la ropa interior apretada, calcetines hasta la rodilla... pues el ‘New York Times’ me puso de «sexy housewife» (ama de casa sexy) ¡Nada menos que sexy! Lo importante es ser de verdad.

También asegura que hay que salir de vez en cuando en televisión para que se acuerden de una…

Es verdad. Además, a veces una entrevista en televisión la ve más gente que un montón de películas. Es impresionante la fuerza de la tele.

No para de trabajar y eso que las actrices a partir de los 50 se empiezan a quejar de que no hay papeles para ellas…

Sí hay papeles. Pero debes saber que primero haces de princesa, luego de reina, luego de madre de la reina... Y como a mí eso no me importa, al igual que salir de pobre, destrozada…

Su vida da para una gran película con todo lo que ha contado (violación, quiebra…)

Una vez me lo propusieron pero ni loca haría una película sobre mi vida ni escribiría nada sobre ella.

Porque tiene de todo: drama, comedia, suspense…

¡Me ha pasado de todo! Y lo que no he contado. Ahí ha tenido también un papel importante mi ángel de la guarda. Y ni se me ha quitado el sentido del humor, ni el confiar en la gente… Es un milagro, porque podría haberme vuelto más antipática o perder el sentido del humor, lo que para mí es fundamental.

‘El futuro no es lo que era’, ¿cómo ve el futuro de España con unas elecciones?

La situación de los políticos es desesperante. Si yo fuera ellos, cambiaba a todos los cabezas de cartel. Es como si fueras a hacer una película donde los protagonistas son siempre los mismos. Es un ‘deja vu’ constante. ¿Y para qué hacen falta tantos si no lo arreglan? Yo cambiaría a todos y pondría a chicas; estoy segura que ellas se arreglarían. Pasa igual que con las jefas de producción: son cojonudas en las películas para conseguir cosas, para tener mano izquierda… Cambiaría a los tres cabezas de lista y pondría a chicas. Aunque no creo que me hagan caso, porque ellos tienen muy claro que quieren ser los jefes.