El real gana enteros

Bendodo y De la Torre, camino del real en un autobús de la EMT. /Sur
Bendodo y De la Torre, camino del real en un autobús de la EMT. / Sur
La Contraferia

Francisco de la Torre y Elías Bendodo acudieron al Cortijo de Torres en autobús de línea de la EMT; nadie esperaba la huelga sorpresa convocada por los taxis que afectó a miles de malagueños. Aurora Guirado y Antonio Montiel, galardonados en El Portón y La Canasta. Mayores de Campanillas, agasajados en ‘El Rengue’. Las camisas de Andrés Mérida

Pedro Luis Gómez
PEDRO LUIS GÓMEZ

Primera noche de feria en el real con sorpresa incluida: la inesperada huelga de los taxistas afectó a miles de personas, que tuvieron que hacer encajes de bolillos de madrugada para retornar a sus casas. Está bien eso de que el sector pida que se fomente el servicio público de transporte, incluido el taxi lógicamente, para después jugarle al usuario estas malas pasadas. Como siempre, el ciudadano de a pie fue el que sufrió las consecuencias. Ningún sector puede hacer huelga sin avisar, sea el motivo que sea, y la Administración no debe permitirlo. Ni entro ni salgo en si tienen o no razón los taxistas en su conflicto con los Cabify, lo que sí hay que hacer es aceptar la ley, que no permite decisiones como la adoptada. No se puede apelar para que te proteja cuando interesa y no cumplirla cuando no. El derecho de huelga es indiscutible, como indiscutible es que hay que seguir los trámites por todos conocidos.

Ajenos la inmensa mayoría a lo que iba a suceder de madrugada si buscaban un taxi para retornar a sus casas, miles de personas llenaron un real que registró un gran ambiente desde primeras horas de la noche. Hubo recepciones y premios en muchas casetas en este comienzo de la feria nocturna, como ocurrió en la caseta oficial, donde el alcalde y gran parte de la corporación municipal (con las excepciones de siempre, que hay concejales, de todos los grupos, que no parecen por ningún lado, ni siquiera por cortesía para los ciudadanos a los que representan) recibió a los presidentes de las casetas y de distintos colectivos para desear una buena feria. Francisco de la Torre, acompañado en todo momento por el presidente de la Diputación, Elías Bendodo (por cierto, los dos acudieron al real en un autobús de la EMT de los que cubren el trayecto Parque-Feria, por lo que si pensaban volver en taxi tuvieron un problema...), visitando después la caseta de la Federación de Peñas y El Rengue, donde los mayores del distrito de Campanillas fueron agasajados. Después, De la Torre, Bendodo y José Luis Ruiz Espejo, visitaron numerosos colectivos y recintos del real. En El Portón, Autora Guirado recibía una distinción, y La Canasta, en su debú en Cortijo de Torres, distinguía a Antonio Montiel con la ‘Canasta de oro’, donde homenajeado y autoridades firmaron en ‘La pala de panadero’, objeto hoy en desuso pero claramente representativo de la elaboración artesanal del pan, que Antonio Cárdenas ha incorporado como símbolo de la caseta de su empresa. El miércoles le tocará el turno a José Luis Sánchez Domínguez, fundador y presidente de Sando, que recibirá el Gazpachuelo de Oro en la caseta del conocido grupo de amigos.

El ambiente en el real se mantuvo hasta bien entrada la madrugada, con recintos llenos hasta los topes, y un gran ambiente. En El Pimpi, Andrés Mérida y Pablo Gonzalo lucieron sus preciosas camisas pintadas por el artista malagueño, y en Los Amigos de la Espiga, la cantante Nuria Fergó, acompañada por Jorge González y unos amigos, vivió la primera noche de feria con María Piédrola como anfitriona.

El real vivió el mejor primer día de su historia, con casetas que se quedaron sin existencias, pero por la noche bajó algo

Muchos rostros conocidos en un real que según cuentan vivió el mejor mediodía del primer sábado de su historia, lo que hizo incluso que algunas casetas se quedaran sin existencias ante una avalancha imprevista, con un gran ambiente y ese toque de calidad que dan caballistas y feriantes ataviados con trajes cortos y de gitana (como siempre se han llamado en Málaga los trajes de flamenca), y sobre todo muchas ganas de fiesta. El real ha ganado muchos enteros. La mayoría de las casetas cuentan con aire acondicionado, hay espacio para todos, y durante el día hay un ambiente que no deja indiferente a nadie. Es el momento, sin duda, de replantearse la feria en su concepto de ‘día y de noche’, siempre con la coexistencia de las dos (Centro y real) como punto de partida, conste.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos