Penúltima jornada en la Feria del Centro con sabor agridulce

La diversión y el buen ambiente en las calles del Centro volvieron a marcar la jornada.
La diversión y el buen ambiente en las calles del Centro volvieron a marcar la jornada. / Salvador Salas

Los feriantes volvieron a llenar las calles para apurar la fiesta en una jornada con mayor presencia policial

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

Los malagueños –y turistas– volvieron ayer a llenar las calles del Centro en una jornada en que se hizo evidente el aumento de la presencia policial y los controles tras los atentados en Cataluña. La Feria de Málaga se convirtió de nuevo en un hervidero de personas que, con su presencia, reforzaron la idea de que el mayor logro en estos momentos pasaba por seguir haciendo una vida normal.

La pandas de verdiales volvieron a ser grabadas y fotografiadas por los visitantes extranjeros, mientras que los conjuntos de baile y las bandas de música amenizaban las primeras horas; las del aperitivo. Quizá tardó un poco más en arrancar, pero el viernes de feria –penúltima jornada de las fiestas– consiguió que el público de los escenarios instalados por San Miguel en las principales plazas volviera a vibrar con los conciertos que, desde que se colocaran en 2016, han dado una nueva y mejorada imagen de la feria del Centro.

Los restaurantes, como La Peregrina –en la calle Madre de Dios– se llenó de clientes desde muy temprano, como ha venido ocurriendo desde el sábado pasado. Juan, uno de sus propietarios, comentaba que estaba siendo una feria «muy buena», y que el número de platos que estaba sacando ayer eran los mismos que el día anterior.

Salvador Salas

La feria infantil era una de las más alegres de ayer, con la música y los espectáculos basados en Julio Verne y a su título para la ocasión; ‘Viaje al centro de la feria’. También había una gran presencia de feriantes en las casetas de las cofradías, como la del Sepulcro, en la que entraba el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Málaga, Daniel Pérez, comentando el único –o el principal– tema de conversación entre los grupos de familias, amigos o de despedidas de soltero. Pero como decíamos, eso no evitaba que las sevillanas y malagueñas siguieran sonando, así como archirepetida ‘Paquito el chocolatero’, que aunque repetitiva, es un indicador de que ahí hay gente pasándoselo muy bien.

Y por supuesto el ‘botellón’, que aunque ayer empezara algo más tarde de lo habitual (18.00 horas), reunió un día más a miles de jóvenes entre la plaza del Teatro Cervantes; la calle Madre de Dios y la plaza Uncibay. Como ha venido ocurriendo, la policía, pese a no multar, ha instalado unas vallas rojas a la salidas de estas calles para evitar problemas como los coches que circulan por la plaza de Merced; además de que la citada Madre de Dios se ha cortado totalmente al tráfico.

Este es, al menos, el segundo año en el que muchos vecinos del Centro y de otras partes de Málaga se han venido quejando de los lugares escogidos por el equipo de gobierno para instalar los baños químicos. Aunque necesarios, es cierto que algunos de ellos se han apoyado sobre edificios protegidos, como uno de la plaza del Teatro Cervante. Sin embargo, el mayor enfado los han provocado dos de estos baños puestos sobre uno de los muros de la Catedral, sobre el lateral de Molina Lario frente a la plaza del Obispo. Para próximas ocasiones, habría que tener un poco más de sensibilidad con esta cuestión, aunque si se sigue permitiendo beber en la calles, estas instalaciones deben continuar en las calles durante la semana de fiestas para poder evitar que unos pocos desalmados hagan sus necesidades en la calle.

Salvador Salas

En estas mismas líneas hemos estado desgranando a lo largo de la semana las diferentes propuestas para la feria que se salen del paradigma de lo tradicional. Una de estas opciones ha venido siendo el recinto de Eduardo Ocón, situado en el Paseo del Parque, que ha ofrecido recitales de estilos como el reggae, el ska, el rock and roll , y hasta la música mestizaje o la psicodelia. Posteriormente, una serie de DJs liderados por el malagueño Miguel Payda ha terminado de cerrar la jornada ante un buen dato de público consolidado durante toda la semana. El cierre de hoy lo protagonizarán el propio Miguel Payda y el otro Dj malagueño, Álvaro Mesa. La feria quiere seguir creciendo atrayendo al mayor número de ‘tribus’ de jóvenes, un objetivo que se cumplirá por este camino.

La otra gran alternativa es ya casi un clásico. Se trata de la Feria del Mar, organizada y localizada en el Muelle Uno. El Kanka, McEnroe y Mr. Proper, entre otros, han sido algunos de los grupos que se han subido o se subirán al escenario de la Feria del Mar situado frente al Artsenal, espacio cultural de Muelle Uno. Para cerrar, este pequeño festival contará con la actuación de Elphomega, un malagueño que representa, a día de hoy, uno de los puntales más sólidos del Hip Hop en castellano. Tanto este concierto como los anteriores se celebrará hoy sábado las 22.00 horas, con entrada totalmente gratuita.

Como nota curiosa, la organización anunciaba unos días antes de comenzar el evento de que, en colaboración con la marca malagueña de cerveza artesanal Bonvivant, Muelle Uno había lanzado una edición «limitada y limatada» (con un toque de lima fresca) de cerveza elaborada de forma artesanal que sólo se podrá encontrar en el Artsenal durante la Feria del Mar.

La Feria de Málaga 2017 celebrará hoy su última jornada, y aunque sea pronto para realizar un balance definitivo en cuanto a lo cuantitativo, sí se puede confirmar que la calidad de la oferta ha estado muy por encima de otros años; una tendencia que se empezó a marcar el año pasado dando todo el protagonismo a la música.

Fotos

Vídeos