De la expectación a la decepción absoluta

Derechazo de Talavante al quinto de la corrida, al que cortó una oreja./Hugo Cortés
Derechazo de Talavante al quinto de la corrida, al que cortó una oreja. / Hugo Cortés

Solitaria oreja para Talavante en el cartel estrella de la feria, donde El Juli no tuvo suerte con el lote y Roca Rey no redondeó su actuación

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Se cumplió, desgraciadamente, el viejo dicho taurino y la corrida de mayor expectación del abono, como atestiguó el hecho de que La Malagueta presentó la mejor entrada de la feria, se tornó en una profunda decepción para el público, que acudió con el ánimo de ver una gran tarde de toros y sólo se llevó en la retina pequeñas migajas que no saciaron los deseos de ver triunfar a los toreros. Y todo ello a consecuencia, por segundo día consecutivo, del ganado, ya que la corrida enviada a Málaga por Núñez del Cuvillo fue floja y descastada. La solitaria oreja cortada por Alejandro Talavante no puede enmascarar un festejo, el último a pie del ciclo, decepcionante.

El diestro extremeño tocó pelo en el quinto de la tarde. Un toro ante el que no se estiró con el capote. Dejó dos buenos pares Juan José Trujillo y Alejandro Talavante tuvo el bonito detalle de brindar al subalterno malagueño la faena. Un trasteo que el diestro comenzó con unos estéticos muletazos al natural con la rodilla genuflexa, llevando embebida la embestida de ‘Fundador’. Con la muleta en la izquierda, logró los pasajes más interesantes con dos buenas tandas al natural con temple y ligazón. Por la derecha, el pitón menos potable del burel, bajó el nivel y el acople. En la fase final tiró de las arrucinas antes de cobrar una estocada trasera y tendida. El público pidió mayoritariamente la oreja y el palco la concedió. No estuvo mal el diestro extremeño pero la faena no terminó de romper.

Muletazo de rodillas de Roca Rey en el epílogo de su trasteo al tercero
Muletazo de rodillas de Roca Rey en el epílogo de su trasteo al tercero / Hugo Cortés

Su primero fue un toro ante el que tampoco se vio nada con el capote. ‘Fumador’ derribó al picador en su primer encuentro. Tuvo gas el burel en los primeros tercios. Brindó Talavante al público una faena iniciada con cuatro estatuarios, ligados con una trincherilla y un pase de pecho. Siguieron varias tandas por la derecha con temple y ligazón y bajó algo el trasteo por el izquierdo ante un animal que terminó parándose. Unas manoletinas pusieron el epílogo a su actuación. Dejó un pinchazo sin soltar y una estocada caída. Afloraron algunos pañuelos blancos en los tendidos, pero la petición fue minoritaria.

El Juli, durante su trasteo al cuarto, un sobrero de Las Ramblas.
El Juli, durante su trasteo al cuarto, un sobrero de Las Ramblas. / Hugo Cortés

Abrió cartel El Juli en su única comparecencia en Málaga, una plaza donde el triunfo se le resiste en los últimos años. En esta ocasión la historia se volvió a repetir y el diestro madrileño no tuvo suerte ya que le correspondió en el sorteo el peor lote. Su primero fue un toro al que le faltaba un mes para los seis años –no ha sido el único que ha saltado a La Malagueta este año al límite de la edad, lo que sólo puede significar que en el campo los ganaderos están haciendo limpieza de cercados–. Fue este ‘Ignorado’ un animal complicado que no se entregó en ningún momento y que manseó en todos los tercios. Llegó a la muleta a la defensiva, acortando el viaje por los dos pitones y con la cara alta. El Juli abrevió con un macheteo y se fue a por la espada. Dejó dos pinchazos antes de cobrar una estocada. El burel fue pitado en el arrastre.

Par de banderillas de Trujillo al quinto del festejo.
Par de banderillas de Trujillo al quinto del festejo. / Hugo Cortés

Su segundo fue devuelto en el tercio de banderillas por falta de fuerzas. Saltó al ruedo un sobrero de Las Ramblas que tuvo movilidad. Buen recibimiento de capote de El Juli con cuatro verónicas y una media. Hubo quites por parte del madrileño por chicuelinas y cordobinas y de Talavante por delantales. En ese momento, todo parecía presagiar que podía haber faena de altos vuelos en la muleta. El diestro madrileño brindó al público un trasteo en el que dejó dos buenas series con la mano derecha en las que hubo mando y temple. Pero ahí se acabó el toro. ‘Improductivo’, al verse sometido por la poderosa muleta de El Juli, se rajó y se fue a buscar el refugio de las tablas. Allí lo mató con un pinchazo y dos descabellos.

Andrés Roca Rey es uno de los toreros actualmente que mayor expectación despierta. En Málaga, adonde llegó tras su actuación esta semana en su Perú natal, no ha terminado aún de cuajar una actuación redonda. Ayer, a su primero lo enjaretó un variado recibimiento con el capote donde hubo verónicas, chicuelinas y una media con sabor. Cuidó a ‘Cordobés’ en el caballo ya que en sus dos encuentros con los del castoreño se le señaló arriba el puyazo. El peruano brindó al público una faena iniciada por estatuarios con la planta erguida y las zapatillas asentadas, rematados con una trincherilla y uno de pecho. Siguió un trasteo donde el joven espada demostró sus conocimientos, sus recursos y su inteligencia para dosificar a un animal al que exprimió. Terminó con manoletinas, dos de ellas de rodillas, y un muletazo ambas rodillas en tierras. Con los aceros estuvo mal: dos pinchazos y dos descabellos.

Manoletina de Talavante al segundo de la tarde
Manoletina de Talavante al segundo de la tarde / Hugo Cortés

La esperanza de ver a Roca Rey hacer una gran faena, como ha firmado en otras plazas, se mantuvo hasta el final, pero no pudo ser. ‘Algarrobillo’ fue un toro que desde su inicio blandeó y siempre estuvo muy reservón. El diestro peruano lo intentó pero en aquel pozo no había agua para lograr el lucimiento. Dejó un pinchazo y una estocada caída, mientras el público abandonaba los tendidos con la decepción en su rostro. Quienes estuvieron el pasado jueves en la plaza, salieron del coso consolándose con el hecho de haber visto la gran faena de Enrique Ponce al toro indultado ‘Jaraiz’.

Fotos

Vídeos