La copla reivindica su espacio en la Feria

Erika Leiva./Francis Silva
Erika Leiva. / Francis Silva

Los fieles a la canción española disfrutaron anoche en el Auditorio Municipal de las voces de Erika Leiva y Antonio Cortés, que contaron con la malagueña Rocío Alba como telonera

PABLO MARINETTOMálaga

La afluencia de público fue menor que en los conciertos celebrados hasta ahora en esta Feria de Málaga 2017, pero aun así se superaron las expectativas. El Auditorio de Cortijo de Torres concentró ayer a un gran número de personas, en su mayoría fieles a la canción española, para disfrutar de la gala ‘Málaga de copla’. Las gradas no se llenaron al completo pero en el ambiente se palpaba la emoción de unos fans entregados con cada una de las letras.

La malagueña Rocío Alba hizo las veces de telonera, interpretando temas como ‘Caballo de Rejoneo’ de Isabel Pantoja o ‘Amor marinero’ de Rocío Jurado. “Si eres malagueña, rebosas de alegría al cantar en estas tablas”, decía la artista visiblemente emocionada. Pero esto era solo la antesala de lo que estaba por llegar. Con el tema ‘Como dos barquitos’, Alba ponía fin a su espectáculo, dando paso a dos artistas que se dieron a conocer gracias a su paso por el programa ‘Se llama Copla de Canal Sur: Erika Leiva y Antonio Cortés.

Sin duda, fue una noche cargada de sentimiento y de ‘quejíos’. Una noche en la que la copla reivindicó su espació en el programa musical de la Feria. “Marifé me dijo una vez que este mundo era muy difícil, pero no imposible”, decía Leiva en este sentido. De hecho, fue con grandes temas de Marifé de Triana como ‘Torre de arena’ o ‘La Loba’ con los que la cantante gaditana deleitó al público del recinto, halagando entre verso y verso a una tierra que vive esta semana su mayor fiesta. “Hoy yo soy una boquerona más”, les decía.

La velada se alargó algo más de lo planeado y alrededor de las 02.00 de la madrugada subía al escenario Antonio Cortés. Era uno de los momentos más esperados de la noche y es que este joven artista que creció y vivió en Nerja pero cuyo origen es rumano, goza de un gran afecto entre el público local. Y por lo que puso verse ayer, el cariño es mutuo. ‘Nana del caballo grande’ fue la canción elegida por Cortés para abrirse paso en las tablas del auditorio, para seguir con temas más actuales como ‘La niña de fuego’ de Miguel Poveda. Aprovechó además para presentar ‘Desesperado’, el single de su nuevo disco, que verá la luz en septiembre. El recuerdo a su padre, que falleció siendo él un niño, le valió el reconocimiento del todo el público del Auditorio, que se puso en pie para ovacionarlo.

Fotos

Vídeos