Café Quijano hace vibrar al público del Auditorio

Café Quijano.
Café Quijano. / Francis Silva

La malagueña Aurora Guirado, que actuó antes de la banda leonesa, puso la nota de flamenco a la noche

CARLOS MARTÍNEZMálaga

La música no para en el Auditorio Municipal de Málaga en el marco de la Feria de Málaga 2017, una noche más las gradas se llenaron para disfrutar de los distintos espectáculos musicales. Para abrir boca e ir ambientando al público, tres academias fueron las teloneras de la noche. La Escuela Solera de Rosa López, la Academia de Montse Bravo y la Academia de Patricia Gallego. La zona más próxima al escenario, copada por sillas, pronto se llenó y comenzó el público a dirigirse al graderío. A las 22:45 horas, el ambiente en el Auditorio era notorio.

Pasadas las 23.00 horas, hacía acto de presencia la primera artista de la noche. Aurora Guirado salió al escenario con las intenciones muy claras: «Vamos a pasar una noche muy bonita». La cantaora malagueña mostró su amplio repertorio. Inauguró la actuación con ‘Divina condena’, para posteriormente pasar a temas como ‘Ojalá nos despierte la lluvia’, ‘Pobre corazón’, ‘No puedo con tanto amor’ o ‘Por primera vez’. En la elaboración de este último tema, señaló: «Lo canté por primera vez con mi amiga Pepa Flores, ‘Marisol’».

Tras más de cincuenta minutos de concierto, el turno pasó al plato fuerte de la noche. Café Quijano se hizo de rogar. Sobrepasada en dieciséis minutos la media noche, los hermanos Quijano, Manuel, Óscar y Rául, tocaron ‘Nada de na’. Una canción más, ‘Las llaves de Raquel’, y turno para las presentaciones. Los de León se alegraron de volver a tierras malagueñas: «Estamos felices de estar aquí, nos ha encantado volver a una ciudad en la que tenemos tantos amigos». Igualmente, revelaron cual era el objetivo de la banda en cada concierto: «Venimos a contaros verdades a través de las canciones. Queremos que disfrutéis».

La banda hizo las delicias de los asistentes al concierto, que cantaron cada una de las canciones. Los Quijano hicieron un repaso a su consagrado repertorio, así se pudo escuchar temas como ‘Que poca cosa’, ‘Cerrando Bares’, ‘Cinco letras’ o ‘No tienes corazón’. Pero si una canción deseaba que sonara el Auditorio Municipal esa era: ‘La Lola’. Cuando comenzaron a sonar los acordes del tema más famoso de la banda, los decibelios subieron considerablemente.

El grupo mostró su punto más romántico en la despedida. ‘Desde Brasil’ fue el tema de despedida, con un público totalmente entregado que les brindó un fuerte aplauso. El Auditorio Municipal disfrutó de una noche musical de lo mas variada.

Fotos

Vídeos