El Ayuntamiento refuerza el real mientras señala más obstáculos para la feria del Centro

Imagen de archivo de la feria en la plaza de la Constitución. /Francis Silva
Imagen de archivo de la feria en la plaza de la Constitución. / Francis Silva

La concejala de Fiestas avanza que con la futura ley del alcohol «será difícil que se celebre la fiesta en la calle» y después rectifica al decir que la celebración no peligra

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

El Ayuntamiento de Málaga sigue empeñado en reducir poco a poco el protagonismo de la feria del Centro en beneficio del real de Cortijo de Torres. La última prueba de ello se produjo ayer mismo durante el debate previo a la aprobación inicial de la ordenanza que regulará la fiesta de agosto y en donde el Ayuntamiento se escudó en la futura ley del alcohol que tramita el Gobierno para limitar la actividad en las calles de la ciudad. En palabras de Teresa Porras, «será difícil celebrar la feria del Centro en la calle porque no se podrá permitir beber fuera de los sitios establecidos».

Aunque horas después rectificó y dijo que la feria en sí no peligra, la concejala de Fiestas volvió a hacer un guiño en favor de la celebración en el recinto ferial. Tras expresarse en la comisión de Medio Ambiente, Porras aseguró que, de aprobarse la ley, no podrían autorizarse las cinco barras de alcance que se montan todos los años en la plaza de la Constitución y que todas las bebidas deberían servirse en locales autorizados. Es más, consideró que este cambio ayudaría a «ordenar la fiesta y minimizar el efecto del botellón en muchas calles».

Porras se apoyaba en la futura ley antibotellón, cuyo informe inicial fue aprobado la semana pasada en la Comisión Mixta Congreso-Senado para el Estudio del Problema de las Drogas. Yeso que dicho documento no habla en ningún momento de prohibir la venta de alcohol en este tipo de fiestas sino que anima a prestar atención a la venta de alcohol a los jóvenes en las celebraciones con arraigo cultural o tradiciones y en eventos de gran confluencia.

Noticia relacionada

Curiosamente la edil realizó estas afirmaciones durante una comisión extraordinaria y urgente que sirvió para dar más peso a la fiesta en el real. Entre otras medidas, la futura ordenanza obligará a los adjudicatarios de las casetas a iniciar su actividad a las 12 de la mañana y mantenerla hasta las 2 o las 6 de la madrugada –cuando la fiesta en el Centro debe acabar a las 18 horas–. La aprobación inicial de esta nueva regulación salió adelante con siete votos a favor, tres abstenciones y tres votos en contra (los del PSOE).

La edil cree que habría que eliminar las cinco barras de alcance que hay en la plaza de la Constitución

La ley antibotellón sólo pedirá controlar la venta de bebidas a menores en las fiestas tradicionales

Las declaraciones de Teresa Porras en referencia a la feria del Centro también sorprendieron a los asistentes a la comisión, sobre todo porque no se estaba tratando nada en referencia al Centro y porque esa futura regulación no sólo afectaría al Centro sino también al real. En este sentido, Porras consideró que la medida afectaría más a la ciudad porque «en el real el espacio es más grande» y porque en el Centro hay varias calles en donde se concentra el botellón durante esa semana.

Fiesta singular

Los grupos de la oposición lamentaron que el Ayuntamiento trate de eliminar la celebración en el Centro, que es la que le aporta una «singularidad única». El portavoz del PSOE, Daniel Pérez, aseguró que ellos van a seguir defendiendo la celebración actual y la existencia de dos espacios diferenciadores. «Teresa Porras nunca ha querido contar con la feria del Centro, y como ahora tiene más fuerza ha tenido un exceso verbal», consideró. A su juicio, la singularidad de Málaga es contar con una feria con dos recintos «que no entran en competencia» y que se debería seguir trabajando en la misma línea.

Más de lo mismo opinó el concejal de Ciudadanos Alejandro Carballo, socio de investidura del PP y a quien también le sorprendieron esas palabras. «No sé por qué lo ha dicho;no sé si está preparando el territorio para hacer algo de que lo que no nos ha informado», se preguntó. No obstante recordó que su formación es «defensora» de la feria del Centro y valoró que en los últimos años está girando hacia situaciones más positivas. «Es una seña de identidad de la ciudad y hay que trabajar para que mejores», apuntó.

Los otros grupos de izquierda, que decidieron abstenerse en la votación, también consideraron que se debería potenciar la feria del Centro y establecer una mesa de trabajo en la que estuvieran todos los grupos políticos. La edil de Málaga para la Gente, Remedios Ramos, dijo que ellos quieren «una feria de todos en donde no imperen las macrofiestas». Igualmente, la edil de Málaga Ahora, María Rosa Galindo, aseguró compartir los argumentos de su compañera y pidió mejorar la perspectiva medioambiental y de género de la ordenanza.

Tampoco sentaron especialmente bien las declaraciones al presidente de la asociación de hosteleros Mahos-Amares, quien lamentó que del Centro sólo se habla para citar lo malo. Javier Frutos recordó que la fiesta que se celebra en la ciudad «es el reclamo para la gente que viene de fuera» y sostiene que ambas son compatibles. «Lo que verdaderamente nos preocupa es que se revitalice y que se siga en la misma línea de los últimos años», sostuvo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos