La entrada de cuatro nuevos partidos en Benalmádena deja en el aire el gobierno del PP

La entrada de cuatro nuevos partidos en Benalmádena deja en el aire el gobierno del PP
  • La irrupción de Ciudadanos y Costa del Sol Sí Puede y de dos formaciones locales origina un escenario fragmentado con varias posibilidades de pacto

La entrada de cuatro nuevos partidos en el Ayuntamiento de Benalmádena deja en el aire el gobierno del PP, que en las elecciones municipales celebradas ayer obtuvo casi un 30 por ciento de los votos y nueve concejales, a cuatro de gobernar sin necesidad de pactos. El PSOE, con siete ediles, se sitúa como la segunda formación con más apoyos. Ambas formaciones necesitarán establecer alianzas con las fuerzas emergentes.

Ciudadanos, con tres concejales y más del diez por ciento de los votos, y Costa del Sol Sí Puede e Izquierda Unida, con dos ediles cada uno, serán fundamentales en las negociaciones para un pacto de gobierno en el que también podrían jugar un papel destacado Vecinos por Benalmádena y Alternativa por Benalmádena, ambos con un representante en el Consistorio, precisamente los dos concejales no adscritos de la última legislatura. Por su parte, Unión Centro Benalmádena (UCB) pasa de ser llave de gobierno a quedarse sin representación. El partido liderado por Francisco Salido, imputado por el desfase económico del comedor social, ha acusado los presuntos casos de corrupción en los que están envueltos algunos de sus dirigentes.

La alcaldesa, Paloma García Gálvez (PP), podría perder la vara de mando en beneficio de un ‘quintupartito’ formado por el PSOE, Costa del Sol Sí Puede, Izquierda Unida y los cabezas de lista de las dos formaciones locales con un solo representante. Los populares, que ceden dos ediles respecto a 2011, llegaron a la Alcaldía tras una moción de censura presentada junto a UCB. En este nuevo escenario, García Gálvez, que renunció a su acta de diputada nacional en 2012 para ser regidora, no ha conseguido ratificar su cargo en las urnas con una mayoría absoluta, como pretendía. En una entrevista concedida a este periódico, la líder de los populares en Benalmádena se mostraba «convencida» de ello: «Ni siquiera me planteo pactos».

La nueva corporación contará con representantes de siete fuerzas políticas, una fragmentación que en Benalmádena no es del todo nueva debido al empuje que tradicionalmente han tenido los partidos locales. A partir de hoy se abre la veda de las negociaciones para un futuro pacto de gobierno.