Bendodo y Heredia se la juegan

Además de todas las alcaldías, en estas municipales también se la juegan los líderes de los dos principales partidos de la provincia. La suerte de Bendodo y de Heredia puede cambiar tras el 24-M. El presidente del PP de Málaga necesita mantener la Diputación para salir fortalecido en el partido a nivel andaluz, porque puede ser una de las pocas entidades supramunicipales que conserven los populares, por lo que refrendaría la influencia en la Comunidad que consiguió con el nombramiento de Juanma Moreno, su gran apuesta frente al ala sevillana del partido. También necesita seguir gobernando este organismo para afianzar su liderazgo como gestor, pues es un secreto a voces que es el que está llamado a suceder al alcalde en la siguiente legislatura, salvo que el regidor se vea obligado a irse antes por motivos de salud, algo que de momento parece improbable. Si pierde se abre un interrogante sobre la coincidencia de los dos en el Ayuntamiento, donde el alcalde ya ha demostrado que no lleva muy bien que haya un número dos con claras aspiraciones. Ya le pasó con Joaquín Ramírez, al que desterró a la Diputación como jefe de la oposición, o más recientemente con Damián Caneda, que se vio forzado a dimitir por sus continuos encontronazos con De la Torre. Miguel Ángel Heredia también tiene mucho que ganar y quizás más que perder. El secretario provincial del PSOE lleva un par de elecciones, las europeas y las autonómicas, donde ha logrado buenos resultados, superando al PP por primera vez en muchos años. Pero su gran asignatura pendiente está en los ayuntamientos, sobre todo en los de la Costa, donde no manda en ni uno solo. Un triste récord. Que Cártama sea la población más importante gobernada por los socialistas es muy revelador. Heredia ha sido leal con los que se presentaron hace cuatro años, pues la mayoría de ellos repiten. Mantiene sus apuestas en localidades tan importantes como Málaga, Marbella, Fuengirola, Mijas, Torremolinos o Rincón (sí, hay primarias, pero ya se sabe que es casi imposible ganarlas sin la bendición de la dirección). Heredia comentó tras las pasadas elecciones que el PSOE ya tenía a sus candidatos para las siguientes, pues el trato era que aguantaran en la oposición. Estos candidatos han cumplido y el líder del PSOE también lo ha hecho. Ahora está por ver si la estrategia le da resultado. El político malagueño va a ser comparado con sus compañeros de partido del resto de la Comunidad. Ahora se mueve en un plano de igualdad con Susana Díaz, que se ha apoyado en él para su ascenso y para ser sus ojos y oídos en Madrid. Pero como ocurre en otras tantas facetas de la vida, los resultados mandan. Ambos están en sus manos. En sus votos.

Nerviosismo en los primeros ediles

¿Qué? ¿Cómo lo veis? ¿Sabéis algo?... Estas preguntas las han repetido hasta la saciedad la mayoría de los alcaldes y los candidatos a sucederles de los principales municipios malagueños. Están más perdidos que nunca, sobre todo, los representantes de los dos grandes partidos. Populares y socialistas se enfrentan por primera vez a la posibilidad de no ser hegemónicos en los ayuntamientos y se sienten muy inseguros ante la posibilidad de que tendrán que hacer juegos de malabares con los ‘nuevos’ para poder gobernar con un mínimo de tranquilidad. Aunque también los hay muy confiados y aseguran que van a cambiarse muy pocos alcaldes. Vamos, que la cosa no será para tanto. Veremos.