Las municipales miden hoy el tirón de los alcaldes ante la ola de cambio

Clica sobre la imagen para ver la foto completa./
Clica sobre la imagen para ver la foto completa.

El voto de 1.150.607 malagueños dibujará el nuevo mapa político de la provincia, evaluará el estado del bipartidismo y calibrará la fuerza de los partidos emergentes

ANTONIO M. ROMERO

En la joven historia de la democracia local en Málaga, 1995 marcó un punto de inflexión al ser el año en que el PP irrumpió en el gobierno de los grandes ayuntamientos de la provincia tras dieciséis años de hegemonía socialista. Se habló entonces de ola de cambio, al igual que actualmente aunque ahora con unos componentes distintos: la irrupción de nuevos partidos que hacen temblar las mayorías absolutas y hacen prever, a tenor de las encuestas, el establecimiento de una nueva cultura del pacto y las alianzas para garantizar la gobernabilidad durante los próximos cuatro años. En esa ola de cambio, los alcaldes malagueños miden su tirón y se someten al veredicto de 1.150.607 electores llamados a las elecciones municipales más abiertas, inciertas y reñidas de las dos últimas décadas.

noticias relacionadas

LAS CIFRAS

1.150.607 electores están llamados a las urnas en Málaga. De ellos 56.112 votarán por primera vez en unas elecciones municipales.
103 alcaldías y una ELA, Bobadilla-Estación, están en juego en Málaga.
1.211 concejales serán elegidos.
71 partidos y agrupaciones de electores se presentan en Málaga.
620 colegios con 1.683 mesas abrirán en Málaga atendidas por 5.049 miembros de mesa. Hay 1.683 urnas y cabinas y 1.155.000 sobres.
3.523 agentes de la Guardia Civil, la Policía Nacional y la Local velarán por la seguridad.

Los comicios de hoy, donde los malagueños podrán votar entre las nueve de la mañana y las ocho de la tarde en los 620 colegios electorales que abrirán sus puertas, medirán si la figura personal de los regidores contrarrestará el desgaste que sufren los dos grandes partidos tradicionales, PPy PSOE, que gobiernan en 78 municipios (entre ellos la práctica totalidad de las ciudades grandes y medianas) y sobre el 94% de la población malagueña.

Además de evaluar el estado actual de bipartidismo en la provincia, las décimas elecciones municipales desde 1979 calibrarán la fortaleza real y el papel a jugar por las formaciones emergentes. Ciudadanos sólo se presenta en dieciocho municipios y Podemos concurre no con sus siglas sino bajo las de coaliciones como Málaga Ahora en la capital o Costa del Sol Sí se Puede... Tic Tac en los municipios de la franja litoral occidental y en algunas localidades del interior. Asimismo, el voto de los malagueños marcará el termómetro del estado de salud electoral de una IUque busca su rumbo ante el empuje en su mismo espacio ideológico del partido de Pablo Iglesias; y definirán la situación de UPyD, una formación que hasta no hace mucho iba en ascenso y cuyas alas de crecimiento han sido cortadas por el avance de las nuevas formaciones en auge y por el desangrado interno del partido de Rosa Díez.

Los populares tienen actualmente su mayor cuota de poder local en la historia en la provincia y su reto es conservarla aunque son conscientes de las dificultades dado el desgaste de la marca las siglas han aparecido poco durante la campaña, que se ha basado en el valor personal que aportan sus alcaldes y que el contexto actual es distinto al de hace cuatro años cuando se beneficiaron de la ola anti-Zapatero. Los populares prevén que habrá municipios donde no tendrán la mayoría absoluta pero serán la fuerza más votada por lo que confían en mantener el gobierno aunque sea en minoría.

El tsunami azul de 2011 dejó al PSOE en sus horas más bajas en la provincia. Un dato, de las ciudades de más de 20.000 habitantes, sólo gobiernan en Cártama. Ahora, aunque saben que sus siglas también sufren la erosión del bipartidismo, aspiran a recuperar parte de los apoyos perdidos y volver a algunas alcaldías, entre las que señalan Antequera, Coín, Mijas, Ronda o Vélez-Málaga.

A este respecto, todo apunta a que habrá municipios donde necesitarán de los acuerdos con otras formaciones. Una de las grandes incógnitas de estos comicios es, además del resultado que van a obtener, el papel que van a jugar tanto Ciudadanos como Podemos bajos las distintas marcas a las que se presentan en cuanto a la estrategia de alianzas y si éstas van a estar mediatizadas por otras citas electorales (las generales previstas en otoño) y el tacticismo político. Durante la campaña tanto PP como PSOE han evitado los ataques directos contra el partido naranja de Albert Rivera ante la previsión de necesitarlo como aliado.

Dos alcaldías más

En juego están 103 alcaldías dos más que hace cuatro años al incorporarse Montecorto y Serrato, municipios que recientemente consiguieron su independencia, el gobierno de una Entidad Local Autónoma (ELA), la de Bobadilla-Estación, y 1.211 actas de concejales (ocho más que en 2011). Unos puestos a los que optan un total de 71 partidos políticos y agrupaciones de electores que aglutinan un amplio abanico ideológico desde la extrema izquierda a la extrema derecha pasando por formaciones independientes y movimientos ciudadanos que han presentado 430 candidaturas.

La votación de este domingo evaluará el respaldo de alcaldes que han sido condenados y han cumplido su pena y otros imputados que optan a la reelección. Entre ellos, destacan casos significativos como el de Juan Martín Serón en Alhaurín el Grande, quien tras abandonar el PP cuando fue obligado a cumplir un año de suspensión para cargo público, se presenta como independiente. También lo hace por un nuevo partido Abdeslam Lucena, fichaje estrella de los populares en 2011, quien tiene suspendida mientras tramita su indulto la sentencia que le condenó a seis meses de cárcel e inhabilitación.

La Diputación es la otra gran batalla que se dirime en los comicios de este domingo. PP y PSOE mantienen un reñido pulso como ha evidenciado esta campaña el duelo que han mantenido los dos candidatos in pectore a presidirla: el popular Elías Bendodo y el socialista Francisco Conejo. Y es que el gobierno de la institución provincial se presenta muy abierto y reñido. Al igual que sucede en los ayuntamientos puede que sean necesarios los pactos con otras fuerzas se prevé que Ciudadanos y Podemos puedan conseguir escaño principalmente por el partido judicial de Málaga y que Podemos pueda hacerlo también por el de Marbella para arantizar la gobernabilidad en el ente, que en los últimos cuatro años ha estado en manos del PP.

La mayoría de las incógnitas empezarán a despejarse a partir de esta noche cuando se conozcan los resultados, aunque quedarán otras, sobre todo en las instituciones donde ningún partido tenga mayoría absoluta, donde habrá que esperar al 13 de junio, cuando se constituyan los ayuntamientos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos