Bruselas mantiene la presión e insiste en pedir que haya un Gobierno «estable»

Arias Cañete conversa ayer en Bruselas con varios compañeros de la Comisión Europea. :: JOHN THYS / afp/
Arias Cañete conversa ayer en Bruselas con varios compañeros de la Comisión Europea. :: JOHN THYS / afp

La Comisión confiesa «alivio» porque «existen más posibilidades» de que se forme un Ejecutivo que afronte «retos» como el descontrol fiscal

ADOLFO LORENTE

bruselas. Hace meses que España volvió a colarse por méritos propios en la concurrida agenda de preocupaciones de Bruselas, ahora copada al 100% por el 'brexit'. Recuerden aquel 15 de enero en el que Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión, dijo aquello de «queremos que haya un Gobierno estable lo más rápido posible. Espero que España esté a la altura». Ni Gobierno, ni estable, ni rápido ni a la altura. Cuatro mazazos de la cuarta potencia del euro, de la economía que arrastra el déficit fiscal más elevado del club (gastó el año pasado 51.000 millones más de lo que ingresó). Segundo asalto: 26-J. Todo sigue demasiado revuelto pero al menos, es posible barruntar una investidura con una fabulosa minoría mayoritaria. En Bruselas, el nuevo kilómetro cero de la política española, la sensación es de «cierto alivio», como confiesa una alto cargo a este periódico.

LA REACCIÓN DE LA PRENSA INTERNACIONAL AL 26-J

Financial Times

La biblia financiera de la 'City' destaca que ni derecha ni izquierda lograron una «mayoría clara», pero afirma que el 26-J «fue la noche en la cual el 'establishment' devolvió el golpe».

Le Monde

El diario francés titula su editorial 'El fracaso de Podemos'. Según explica, los españoles «no quisieron darse a la aventura», aunque apostilla que el resultado «no despeja la incertidumbre».

The Wall Street Journal

El diario financiero abre con el anuncio de Rajoy de formar un gobierno de coalición rápidamente, para evitar que la «incertidumbre política ponga en riesgo la recuperación económica más todavía».

Frankfurter Allgemeine

Rajoy «solo encuentra jefes de la oposición reacios a toda alianza», advierte el diario alemán, y añade que a muchos votantes les «horrorizó» que gobernara «un ideólogo marxista con coleta».

Corriere della Sera

El líder del PP capitaliza en «su llamamiento al voto útil y su reivindicación de la mejora económica» dice el diario de Milán, pero avisa que «Rajoy avanza, pero no le basta».

El alivio se justifica por varios motivos. Primero, por el contexto geopolítico. El referéndum británico ha lanzado una bomba atómica sobre el proyecto comunitario y la situación institucional es realmente grave por todo lo que conlleva tanto en lo histórico como en lo económico. La Comisión no quería malgastar fuerzas con el expediente España y los resultados sugieren que el temido tsunami llamado Podemos con epicentro en Madrid ha quedado reducido a una tormenta de verano. Alexis Tsipras ya hay uno y creen que con el primer ministro de Grecia -cada vez más socialdemócrata, por cierto-, ya han tenido suficiente.

Ganó el PP con holgada mayoría y el PSOE, pese a retroceder algo, sigue siendo el referente de la oposición y del conjunto de la izquierda española. Y decir esto en la Europa de la gran coalición tradicional entre conservadores, socialdemócratas y liberales es decir mucho.

«El escenario ha quedado algo más claro o al menos parece que existen más posibilidades de que pueda formarse un Gobierno, aunque visto lo visto, no se puede dar nada por hecho y sólo queda esperar», recalcan estas mismas fuentes, que confirmaron que Juncker envió una carta a Rajoy pero que «no han hablado por teléfono». «De todos modos se verán en el Consejo Europeo», apostillaron. Y es que hoy, el presidente del Gobierno en funciones asistirá a la cumbre de líderes de los 28 para abordar el 'brexit'. De momento, sólo tiene un encuentro bilateral cerrado con el presidente del Consejo, Donald Tusk, pero no se descarta que pueda hacerse la 'foto' con otros líderes.

Y en julio, la multa

¿Qué piensa la Bruselas oficial de lo sucedido en España? El encargado de poner voz al breve comunicado fue el portavoz jefe, Margaritis Schinas. Breve y con ciertos matices a destacar. «La Comisión Europea toma nota de los resultados y esperamos que ahora pueda formarse un Gobierno estable para que España pueda seguir trabajando estrechamente con las instituciones europeas y sus socios en la Unión». El adjetivo es claro: «Estable». Es lo mismo que dijeron el pasado enero pero ahora, sin embargo, se cubren las espaldas y ya no mencionan aquello de «lo antes posible».

Este mismo mensaje se lo traslada Juncker a Rajoy en la breve carta que le envió y en la que hablar de ese mismo Ejecutivo estable que pueda «trabajar estrechamente» con la UE y hacer frente a los «retos que tenemos por delante». Retos europeos... Pero sobre todo domésticos. No hay que olvidar que «el 5 de julio», el Colegio de Comisarios decidirá si impulsar el procedimiento sancionador contra España por incumplir el objetivo de déficit de 2015, lo que lo convertiría en el primer Estado en ser multado por este motivo. No hay que olvidar que esta decisión se debería haber tomando hace ya algunas semanas pero Juncker decidió indultar a Rajoy (también Portugal) para no interferir en la campaña.

¿Lo ocurrido en España y, sobre todo, el 'brexit' pueden hacer cambiar de opinión a la Comisión? «Son temas independientes y aún no está decidido qué hacer», recalca este alto cargo. Como reconocen fuentes del Ministerio de Economía, lo «normal» es que Bruselas abra el procedimiento pero luego, en toda la tramitación que hay que seguir, la multa quede reducida a cero o incluso cancelarse porque al final, la última palabra la tienen los países en el Consejo y países como Francia e Italia no creen que el horno comunitario esté para muchas multas con la que está cayendo. Alemania sí sería partidaria pero no en el caso de España y menos en una España en la que Rajoy -uno de sus alumnos aventajados- tiene muchas papeletas para volver a gobernar.

Sanciones al margen, lo que sí está claro es que el futuro Gobierno tendrá una misión muy complicada por delante ya que en la nueva senda fiscal propuesta por Bruselas para bajar el déficit del 3% en 2017 en lugar de 2016 lleva a aparejada otro ajuste estructural de 8.000 millones. Esto, de momento, porque la prórroga de un año que recibirá de sus socios se traducirá en otra batería de medidas que deberán ser impulsadas en el marco de una actualización del presupuesto. Ya se lo prometió Mariano Rajoy a Juncker, también por carta. El compromiso para cumplir el déficit es total y si llegado el momento ven que no se alcanza el objetivo, «se tomarán las medidas necesarias».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos