Extra Gipe

«La utilización de profesionales inmobiliarios es una garantía de seguridad»

Miguel Garrido, presidente de GIPE./
Miguel Garrido, presidente de GIPE.
Entrevista a Miguel Garrido, presidente de la Asociación Profesional de Gestores Intermediarios en Promociones de Edificaciones (GIPE)

¿Con qué misión nació GIPE y cuándo surge la figura del gestor inmobiliario en España?

GIPE adquiere personalidad jurídica en Málaga, el 27 de Agosto de 1985 con ámbito provincial, y el 13 de Junio de 1986, con carácter nacional. Y ello, tomando el modelo de la Directiva Europea 67/43, desarrollada en el año 1988 vía Decreto.

GIPE es pionera en la figura del Gestor Inmobiliario por cuanto, hasta la creación de la Asociación, el campo de la intermediación intermediaria estaba atribuido a los Agentes de la Propiedad Inmobiliaria, figura esta que se agrupa en Colegios profesionales. La Figura del Gestor Intermediario nació como una exigencia de la vida social, impuesta por el papel constante y el vertiginoso desarrollo del sector inmobiliario, y de la necesidad de disponer de unos profesionales especializados, que en el ejercicio de sus funciones, contribuyeran al desarrollo y garantía del citado sector, aportando su profesionalidad y conocimientos técnicos. Ello, indudablemente, se traduciría en un beneficio y seguridad para el representado, cuyos intereses habían sido encomendados a alguien que, a título personal, de modo habitual y con carácter de profesionalidad, ejercía su función.

Gestor inmobiliario, consultor inmobiliario y agente inmobiliario son términos que se confunden, ¿en qué se diferencian esas figuras?

Esa confusión entre términos es debida a que las tres figuras se corresponden con profesionales de análogos contenidos en el sector inmobiliario, los cuales tienen un elemento común, su función de intermediación en el sector inmobiliario, la captación del producto y el resultado final querido por el cliente.

El Agente de la Propiedad Inmobiliaria tiene como funciones propias (conforme al art. 1 del Decreto 3248/69, de 4 de Diciembre) la mediación y corretaje (contrato por el que una de las partes se compromete a indicar a la otra la oportunidad de concluir un negocio jurídico con tercero, o a servirle de intermediario a cambio de una comisión).

El Gestor Intermediario, realiza su actividad a través del mandato o apoderamiento que le otorgan sus clientes y de conformidad con lo establecido en los artículos 1.709 y siguientes del Código Civil, adquiriendo por ello obligaciones, y cumpliendo sus instrucciones, realiza las gestiones necesarias, en nombre de ellos, para llevar a buen fin el mandato recibido, percibiendo por la realización de sus actividades unos honorarios que suponen sus ingresos profesionales.

De nueva acuñación ha aparecido la figura del consultor inmobiliario como aquellos profesionales expertos en la materia que ofrecen asesoramiento a sus clientes.

Palacio de Salinas, sede de GIPE en Málaga.
Palacio de Salinas, sede de GIPE en Málaga.

¿Cuáles son las funciones de un gestor inmobiliario, a diferencia de las otras figuras que citaba?

El gestor inmobiliario es un profesional que actúa vía mandato u hoja de encargo profesional a través de la cual el cliente le encarga desarrollar su función (buscar comprador o vendedor para un producto), obligándose a desarrollarla en los términos establecidos legal y contractualmente. En definitiva, se trata de llevar a buen término la gestión encomendada, cobrando por ello unos honorarios profesionales.

En ocasiones se refieren a su profesión como bróker inmobiliario en comparación con el sector financiero, ¿es correcto ese símil y por qué esa semejanza?

No es correcta la similitud, puesto que el término bróker acuñado en Estado Unidos hace referencia al empresario intermediario con agentes autónomos que captan operaciones inmobiliarias, siendo cerradas o finalizadas las mismas por el bróker. En cambio, en España el gestor inmobiliario es el empresario con personal dependiente, que interviene o supervisa directamente todas las fases del proceso.

¿Qué requisitos hay que tener para ser gestor inmobiliario?

Para ser gestor inmobiliario hay que estar asociado, pagar las cuotas correspondientes tras las pruebas que se realizan. No hay que olvidar que nuestra asociación a su vez está integrada en la asociación europea de profesionales inmobiliarios, que a su vez integra a las asociaciones mayoritarias de casi todos los países europeos y a Suiza.

En España la dedicación profesional a la gestión inmobiliaria no se encuentra regulada, no es necesaria la obtención de título académico o habilitante para su ejercicio, y así lo puso de manifiesto la Sentencia 111/1993 de 25 de marzo del TRIBUNAL CONSTITUCIONAL, al mantener que «Ningún interés público esencial se advierte en la exigencia de un título para la intermediación en el mercado inmobiliario…».

En este sentido, una de las quejas en el sector es la desregulación de la profesión inmobiliaria desde hace más de una década, lo que genera intrusismo y estafas entre otras consecuencias ¿cree que es necesario dotar de un marco legal al sector para ofrecer seguridad al consumidor?

Nos consta que desde Europa la regulación de la profesión inmobiliaria es una de las aspiraciones para el sector. En este sentido, es cuestión de tiempo que, antes o después, ya sea vía Directiva o Reglamento comunitario se produzca una regulación legal.

Nosotros entendemos que el que se pueda regular la profesión efectivamente mejoraría el sector; compartimos que, al menos, como en Cataluña, legalmente se debería exigir la inscripción en un Registro Oficial, tener un establecimiento abierto al público o dirección física (en actuaciones telemáticas), tener una garantía o aval permanente para responder de las cantidades percibidas y una póliza de responsabilidad civil; requisitos mínimos que entendemos necesarios para el tráfico inmobiliario.

En España, la figura del gestor inmobiliario no tiene tanto calado como en países anglosajones, ¿a qué causas lo achaca y qué se debe hacer por mejorar?

Ciertamente en España todavía existe una gran afición a la no utilización de servicios ofrecidos por profesionales en el sector inmobiliario, siendo aún habitual el trato entre particulares. Sin embargo, en este caso hay que decir que,al igual que sucede en otros sectores, la utilización de profesionales es una garantía de seguridad.

La utilización de servicios profesionales y en especial en el sector inmobiliario, tiene mayor raigambre en los países anglosajones; en España, en concreto, es un sector cada vez más conocido, pero al que no se acude, mayormente, por los costes a pagar, y ello quizás, porque se desconoce que la seguridad y resultado final de una operación cuando se pone en manos de un profesional sale muy barata. Para superar esta situación entendemos que lo mejor es la publicidad para que se conozcan los servicios que se prestan.

¿Cuál es el perfil de cliente más habitual con el que trabajan y los servicios más habituales que contratan?

En este sentido hemos de decir que el perfil de clientes con los que trabajamos es muy variado, siendo estos desde particulares a empresarios, o inversores en mayor o menor escala. Y así, se interviene en todas y cada una de las operaciones del sector, desde la promoción, como en la compra, venta, permuta, donación, dación en pago, arrendamiento y traspaso, de todas clases de edificaciones.

¿Cuáles son los derechos y obligaciones del cliente respecto del gestor inmobiliario?, ¿hay demasiados conflictos entre oportunidades de inversión que detectan y negativas por parte de los clientes?

El cliente frente al profesional, sin perjuicio de cumplimiento de lo contractualmente acordado, debe depositar confianza en su gestión y como tal tiene el derecho a exigirle una actuación diligente que redunde en su beneficio. En la práctica, hoy en día y como consecuencia de la crisis y los efectos que esta ha producido, sí que es cierto que todavía hay un cierto recelo, más que desconfianza, a la hora de realizar inversiones inmobiliarias.

Nuevas tecnologías, consumidores más informados… ¿cómo cree que será el nuevo gestor inmobiliario del futuro y los retos que genera ese nuevo escenario?

Desde siempre y no solo por imperativo legal, los gestores inmobiliarios han pretendido que su profesión y el desarrollo de su labor sean como el de un escaparate de cristal, totalmente transparente en defensa y beneficio de su cliente. Teniendo en cuenta esta premisa, las nuevas tecnologías son un aliado, nos ayudan y nos ayudarán a ofrecer un mejor, más rápido y eficaz servicio.

¿Cuáles son los objetivos de GIPE para los próximos años?

Nuestros objetivos fundamentales son apostar por las nuevas tecnologías y medios de difusión a todos los niveles, así como seguir colaborando con nuestras asociaciones europeas confederadas, que a tal fin hemos invitado para que acudan a la 22ª edición del Barcelona Meeting Point, que se celebrará del 25 al 28 de octubre de 2018, donde nuestra Asociación ha reservado un stand para dar cabida a sus asociados.

Al hilo de la pregunta anterior, igualmente, se ha decidido que, al menos, se impartan dos cursos en Málaga y dos cursos en Barcelona, cada uno de ellos de 1 jornada y 4 horas de duración sobre marketing, exclusivas, captación de clientes, etc.

Por último, ¿cómo valora la situación actual del mercado inmobiliario y las oportunidades que ofrece para su profesión?

En la situación actual, observamos que la crisis, de modo más lento en unas poblaciones que en otras, parece que nos va abandonando, motivo por el que el sector inmobiliario va tomando una nueva dinámica. En este sentido, los profesionales que ejercemos como gestores inmobiliarios, creo que hemos aprendido la lección y nuestra labor deberá ir encaminada a una solidez que evite cualquier nueva burbuja. Al respecto, también apostamos por cursos de formación y reciclaje como vehículo para incrementar los conocimientos teóricos-prácticos de nuestros asociados.

Más información en:

Asociación GIPE

C/ Salinas, 6. 1ª planta, oficina 5

29015 Málaga

Tel. +34 952 060 094

Contacto: asociacion@gipe.es

http://www.gipe.es

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos