Villaseca deja el poder en Gas Natural indemnizado con 14,2 millones

El consejo del grupo energético mejoró su retribución un 28% pese a cerrar 2017 con sus peores resultados operativos en diez años

J. A. BRAVO

madrid. Rafael Villaseca ha dejado la jefatura de Gas Natural y se dedicará a tareas mucho menos intensivas al frente de su fundación. Pierde relevancia y poder, aunque a cambio se lleva un finiquito de 14,2 millones de euros.

Así figura en el informe salarial enviado ayer a la CNMV, donde figura ese pago como indemnización por su salida forzosa tras estar 14 años dirigiendo la compañía gasista, incluida su integración con Fenosa que la ha convertido en una multinacional energética de primer orden. En su haber destaca haber dejado una empresa con una facturación cuatro veces mayor de la que tenía cuando asumió el cargo de consejero delegado en 2005.

También ha duplicado su base de clientes -que ya supera los 18 millones- y ha multiplicado por tres los países donde opera, llegando a Estados Unidos y abriéndose al mercado asiático. Uno de sus primeros retos fue la OPA frustrada por Endesa en 2005, que tuvo que retirar al politizarse el proceso.

Su final, sin embargo, no ha sido precisamente exitoso. Aunque Gas Natural mejoró un 1% su beneficio en 2017 -ganó 1.360 millones de euros, pero fue gracias a anotarse 350 millones extra en el último trimestre por la venta de su filial colombiana-, registró sus cuentas de operación en diez años.

En concreto, fue el resultado bruto de explotación (ebitda) más bajo (3.915 millones) desde 2008 y también su mínimo resultado operativo (2.112 millones) en una década. Esto es, para encontrar unos números inferiores hay que remontarse a principios de la crisis, y antes de sumar a Fenosa.

Más sueldo

Pese a ello, el consejo de administración del grupo elevó un 28% su remuneración el año pasado, sumando un total de 7,86 millones de euros. Casi la mitad fueron para el propio Villaseca, que como consejero delegado ganó 3,4 millones, un 2% más que en 2016. A ello se añadió una aportación de 308.000 euros a su plan de pensiones, que cerró en 3,64 millones.

No obstante, en términos relativos fue mucho mayor el incremento salarial del presidente. Isidro Fainé ganó un 129% más al llegar a los 1,1 millones, pese a que su cargo no es ejecutivo. Por eso no cobrará indemnización pese a salir también de Gas Natural.

El nuevo presidente ejecutivo, Francisco Reynés -antes consejero delegado de Abertis-, tendrá un sueldo fijo de dos millones anuales y un variable que rondará la misma cuantía, según la empresa. Eso sí, se blinda el cargo duplicando el finiquito en caso de cese.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos