Los vigilantes de El Prat estudian más protestas tras el laudo arbitral

J. M. CAMARERO

madrid. El conflicto de los vigilantes de seguridad en el aeropuerto de Barcelona-El Prat puede recrudecerse a corto plazo si la asamblea de trabajadores de Eulen -la firma que gestiona los accesos de viajeros a la instalación- apoya la convocatoria de una nueva huelga que ha planteado el comité de empresa.

A finales de semana, la plantilla se reunirá para determinar los posibles paros a realizar como protesta contra algunas «sanciones y despidos» que habría realizado la compañía. Así lo ha indicado el asesor del comité de huelga, Juan Carlos Giménez, quien explicó que Eulen ha despedido a un trabajador y que ha sancionado a otro por no cumplir, supuestamente, con los servicios mínimos establecidos en la última huelga.

El comité no ha concretado cuándo podrían arrancar estas jornadas de protesta, en el caso que la plantilla apoyara su propuesta, aunque Giménez sí ha aclarado que su intención es que se materialice «lo antes posible». En cualquier caso, tendrán que esperar al menos diez días -no antes del 1 de septiembre-, hasta que se pronuncie el responsable del arbitraje nombrado por el Gobierno para dictar un laudo que resuelva el conflicto laboral.

Precisamente, el comité de huelga se reunirá mañana con Marcos Peña, el presidente del Consejo Económico y Social (CES), designado para esa mediación, a quienes trasladarán sus reclamaciones en lo relativo a la pérdida de poder adquisitivo, derechos laborales y menguantes condiciones laborales. A la espera de ese laudo -la fórmula a la que ha recurrido el Gobierno para desatascar el conflicto entre ambas partes-, los trabajadores ya han anticipado que recurrirán la mediación ante los tribunales, al considerarla como una vía «ilegal».

Los vigilantes del aeropuerto de El Prat desconvocaron los paros indefinidos en los que se encontraban inmersos desde finales de julio tras los atentados de Las Ramblas de la pasada semana.

Fotos

Vídeos