Las ventas del comercio minorista se ralentizaron en 2017 hasta el 1,2%

D. VALERA

madrid. Las ventas del comercio minorista moderaron su crecimiento en 2017. En concreto, avanzaron de media un 1,2%, lo que supone una significativa ralentización respecto al 3,7% y 3,6% registrado en los dos ejercicios precedentes, según los datos del INE publicados ayer. De hecho, la tasa anual de diciembre fue siete décimas inferior a la de noviembre a pesar del efecto positivo que suele tener la campaña de Navidad. En cualquier caso, la facturación del comercio suma cuatro años de alzas, lo que pone de manifiesto que el consumo sigue como motor de la economía tras el retroceso experimentado en el momento álgido de la crisis (2008-2013).

Si se repasa el comportamiento de las ventas durante el año, el momento más crítico se vivió en octubre, cuando la facturación apenas se elevó un 0,2% de media, precisamente coincidiendo con el aumento de la incertidumbre por el proceso independentista de Cataluña. Aunque en noviembre la facturación ya se recuperó y se elevó hasta el 1,9%.

La facturación anual creció en catorce autonomías, sobre todo en Canarias (3,2%) y Baleares (2,8%). Por el contrario, retrocedió en Cataluña y Extremadura (-0,2% en ambos casos) y en el País Vasco (-0,1%). Por distribución, el mayor aumento de ventas se produjo en las grandes cadenas (3,1%), seguido de las grandes superficies (1,6%) y de las empresas unilocalizadas (0,2%). Por contra, las pequeñas cadenas vieron caer sus ventas un 0,8%.

Por su parte, el empleo en este sector se incrementó de media un 1,7%, lo que supone mantener el mismo ritmo que en 2016 y el cuarto ejercicio de avance.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos