Veinticinco años estafando a un cliente ruso

La Guardia Civil detiene en Alicante a una empleada de banca que sustrajo 1,3 millones de euros de la cuenta de un octogenario

L. PALACIOS

MADRID. Ni uno ni dos ni tres. 25 años gastándose el dinero de un cliente ruso del banco en el que esta gestora comercial trabajaba. Casi 1,3 millones de euros que le saqueó. La presunta estafa se inició en 1992, cuando la víctima, que ahora tiene 80 años, abrió una cuenta en una sucursal de la localidad alicantina de Rojales y entabló una relación de confianza con esta empleada, que aprovechaba los viajes de su cliente a su país de origen para acceder a su cuenta, sacar efectivo y lucrarse de su dinero.

El octogenario no se percató de los hechos porque aparentemente en los extractos que le enseñaba todo era «normal», puesto que la comercial le mostraba documentos no oficiales falsificados por ella. Pero el pasado junio el anciano quiso pasar el dinero a otra entidad y fue cuando se dio cuenta de que le faltaban 1,5 millones de dólares (unos 1,28 millones de euros). Fue entonces cuando sospechó de la presunta estafadora y acudió a la Guardia Civil de Almoradí (Alicante) a denunciar los hechos.

Durante la investigación, los agentes estudiaron los movimientos de las tarjetas y las retiradas de efectivo y se percataron de que la mayoría tenían lugar cuando el titular de la cuenta había viajado a Rusia, por lo que estas transacciones nunca fueron autorizadas por él. A su vez, analizaron el nivel de vida de la sospechosa: una buena casa, un coche de alta gama y «exóticos y caros viajes» junto a su pareja alrededor de todo el mundo, de los que «alardeaban sin reparo alguno en las redes sociales». Algo «poco acorde a las capacidades económicas de una empleada de banca», según explicó la Benemérita en un comunicado.

Ya con todas estas pruebas, la Guardia Civil detuvo a esta española de 51 años por un presunto delito de estafa bancaria continuada y un delito de falsedad documental. Tras pasar a disposición judicial, ha quedado en libertad con cargos, a la espera de que tenga lugar el juicio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos