El turismo también mejora la rentabilidad

LUIS ÁNGEL GÓMEZ

Los ingresos en el primer trimestre se elevaron un 9,4% en los principales destinos gracias al crecimiento «insólito» del número de viajeros

DAVID VALERA MADRID

España vive un 'boom' turístico que se refleja en la mejora de datos en las estadísticas relacionada con esta actividad. La previsión del Gobierno es que el país reciba en 2017 cerca de 83 millones de viajeros, lo que supondría pulverizar el récord de 75,3 millones logrado el año pasado. Una cifra que incluso podría convertir a España en el primer destino turístico mundial, superando a la que hasta hace poco parecía inalcanzable Francia. Pero, ¿hasta qué punto es rentable para ella esta llegada masiva de visitantes?

Las cifras muestran que el sector ya representa más de 11% del Producto Interior Bruto (PIB) -la construcción en el momento de la burbuja se aproximó al 20%- y da empleo a más de dos millones de personas. Son dos variables que desde la Administración se esgrimen para defender la importancia estratégica de este segmento. Sin embargo, cada vez hay más voces que cuestionan un modelo turístico basado en el volumen de llegadas, que genera bastantes empleos precarios y que está provocando contestación social en algunos destinos masificados.

Una manera fácil de conocer si una actividad es rentable para el país es acudir a la balanza de pagos que elabora el Banco de España, donde la diferencia entre los ingresos que genera el turismo en España y los gastos de los españoles por esa actividad en el exterior arrojó en 2016 un saldo favorable de 36.270 millones. Un beneficio que, aunque se repite desde hace décadas, se ha disparado un 24,2% en comparación con antes de la crisis. La evolución de este año superará esa barrera. De hecho, hasta mayo (último dato disponible) el saldo en 2017 ya era 1.000 millones superior al del ejercicio anterior.

Los beneficios también mejoran significativamente para las empresas del sector. En el primer trimestre los destinos urbanos elevaron un 9,4% los ingresos por habitación disponible hasta los 55,9 euros, según datos de la patronal Exceltur. Se trata de un comportamiento positivo que experimentan 47 de las 53 ciudades analizadas en su barómetro de rentabilidad, con un aumento muy similar tanto en ocupación (4,8%) como en los precios (4,2%).

El aumento más intenso de los ingresos se produjo en los alojamientos de categoría inferior. Así, en los hoteles de tres estrellas se incrementaron un 15,5%, mientras en los de cuatro la mejora fue algo más moderada 7%, al igual que ocurrió en los de cinco con un alza del 7,4%.

Este mismo estudio muestra que Barcelona se mantiene como la ciudad con mayor nivel de ingresos medios por habitación (86,1 euros), seguida por Las Palmas (71,3 euros), Madrid (65,7), Sevilla (62,8), Santa Cruz de Tenerife (61,4), Palma de Mallorca (58,6) y Málaga (55,1).

Desde Exceltur advierten que estas cifras de crecimiento son «insólitas» y sostienen que no podrán mantenerse por mucho tiempo. «Hemos pasado en solo cinco o seis años de recibir 50 millones de turistas a 80 millones. La tendencia no es natural y se podría revertir la situación», explica el vicepresidente de Exceltur, José Luis Zoreda. De hecho, calculan que España recibe entre 14 y 15 millones de viajeros 'prestados' de otros destinos, castigados por el terrorismo y la inestabilidad como el norte de África (Egipto y Túnez, sobre todo) o Turquía.

Empleo poco remunerado

Por eso desde este 'lobby' que hace las funciones de patronal apuestan desde hace años por un turismo más basado en la calidad y no en la cantidad de llegadas, algo que a su juicio empieza a ser «contraproducente» como refleja el rechazo a los turistas en algunas ciudades. En su opinión, las administraciones deben centrarse en renovar destinos «maduros», es decir, que llevan años recibiendo viajeros y cuyas infraestructuras u ofertas deben modernizarse.

El peso del turismo también se traslada a la creación de empleo. En 2016 hasta 2,1 millones de personas trabajaban en actividades vinculadas al sector, lo que supone 200.000 más que antes de la crisis. Sin embargo, en gran parte se trata de empleo estacional y de baja remuneración, denuncian los sindicatos.

El sueldo del comercio y la hostelería se situó en 2016 en los 22.366 euros brutos al año de media, según el informe de ventas, empleo y salarios de las grandes empresas de la Agencia Tributaria. Es la remuneración más baja de todos los sectores analizados por detrás de la construcción (28.113 euros), la industria (31.951 euros) o transporte y comunicaciones (36.124 euros).

Más

Fotos

Vídeos