Trump se jacta de que las guerras comerciales son «buenas y fáciles de ganar»

Trump habla en una cumbre. /Jim Lo Scalzo (Efe)
Trump habla en una cumbre. / Jim Lo Scalzo (Efe)

«Ya no debemos permitir que saquen ventaja de nuestro país, nuestros negocios y nuestros trabajadores», asegura el presidente de Estados Unidos

COLPISA / AFP

El presidente de EE UU, Donald Trump, apenas un día después de anunciar que impondrá aranceles del 25% al acero importado y del 10% al aluminio, ha asegurado que en situación de déficit las guerras comerciales "son buenas y fáciles de ganar".

"Cuando un país (EE UU) está perdiendo muchos miles de millones de dólares comercialmente con virtualmente cada país con el que hace negocios, las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar", ha afirmado el presidente de EE UU a través de su cuenta personal en Twitter.

Más información

"Por ejemplo, cuando estamos 100.000 millones de dólares abajo con cierto país y se ponen chulos, ya no comerciamos más con ellos, logramos un gran victoria. ¡Es fácil!", ha presumido.

"Debemos proteger nuestro país y a nuestros trabajadores. Nuestra industria siderúrgica esta en mal estado. ¡Si no tienes acero, no tienes un país!, ha añadido Trump.

El presidente de EE UU anunció ayer que la próxima semana firmará los nuevos aranceles dirigidos a proteger a los productores estadounidenses de acero y aluminio, después de que el Departamento de Comercio de EE UU instase en febrero a la Administración a imponer un arancel de al menos un 24% sobre las importaciones de acero a cualquier país del mundo o, en su defecto, una cuota del 53% sobre la compra de este material desde EE UU en doce países, incluidos China o Brasil.

Asimismo, respecto a las importaciones de aluminio forjado y sin forjar, el departamento pidió un arancel de al menos el 7,7% sobre las importaciones de todos los países exportadores, aunque también se sugirió un arancel del 23,5% para el aluminio procedente de China, Hong Kong, Rusia, Venezuela y Vietnam. En el caso de las consideraciones referidas al aluminio, Trump tenía hasta el próximo 19 de abril de 2018 para tomar una decisión.

A mediados de febrero, la administración Trump dio a conocer tres escenarios para gravar las importaciones de aluminio y acero, destacando la necesidad de preservar la "seguridad nacional" y el empleo en Estados Unidos. La sugerencia del Departamento de Comercio a la Casa Blanca mencionaba la adopción de una tarifa general de por lo menos 24% a todas las importaciones de acero, o una de 53% restringida a un grupo de 12 países, que incluía a China, Rusia, Brasil y Corea del Sur. Con relación al aluminio, proponía una tarifa general de 7,7%, independientemente del país de origen, o una de por lo menos 23,6% para las provenientes de China, Rusia, Venezuela y Vietnam.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos