El verano trae buenas perspectivas para el mercado laboral en Málaga

El verano trae buenas perspectivas para el mercado laboral en Málaga

Las consultoras prevén entre 25.600 y 28.500 nuevos empleos, hasta un 20% más que en 2017, por el auge del turismo

EUGENIO CABEZAS

El verano es sinónimo de vacaciones para muchos, pero también de oportunidades laborales para otros. En una provincia cuyo principal motor económico es el turismo, especialmente el reclamo del sol y la playa, los meses de la temporada alta suponen que la maquinaria esté a pleno rendimiento, con hoteles, hostales, apartamentos turísticos, restaurantes, bares, cafeterías y chiringuitos con plantillas reforzadas para atender la gran avalancha de turistas que se prevén. Y es que el verano se presenta nuevamente histórico, en una escalada que no se ha detenido en los últimos cinco ejercicios, ayudada muy especialmente por los visitantes 'prestados' de otros destinos del Mediterráneo, afectados por los conflictos derivados de la 'primavera árabe'.

Además, el turismo nacional también se prevé que pueda aumentar este verano en Málaga tras unos años de ralentización. Con estos mimbres, no es de extrañar que las empresas de trabajo temporal y las consultoras especializadas en el mercado laboral pronostiquen un auténtico aluvión de contratos para la inminente temporada estival. Así, las cifras más optimistas las aportan desde la empresa Adecco, que vaticinan 28.500 nuevos contratos en la provincia, lo que representa un 20% más que el pasado año.

Este dato supone, según detalla Cinta Bellerín, directora de Adecco en Málaga, el segundo puesto en el conjunto de la comunidad andaluza, sólo superada por Cádiz. La previsión de Adecco para la región es que las contrataciones aumenten, de media, un 13% en estos próximos meses. Los sectores más dinámicos volverán a ser, un año más, la hostelería y el turismo, pero Bellerín también señala los 'contacts-center' y el agroalimentario, «que aunque tienen demanda todo el año, en estos meses de verano prevemos un repunte de las contrataciones», comenta.

Perfiles

Sobre el perfil de los contratos que se harán este verano en la provincia, desde Adecco apuntan que los más habituales serán los de camarero, cocinero, ayudante de cocina, limpiadores y camareras de piso, entre otros. «No hay una edad mayoritaria. Lo importante, más que la experiencia, es tener muchas ganas de trabajar, porque tratándose del sector turístico, ya se sabe que hay turnos de tarde, noche y fines de semana», considera Bellerín, quien cree que «ante todo el empresario lo que más valora es la actitud a la hora de decidirse por un trabajador».

Por su parte, desde la consultora Randstad vaticinan 25.600 nuevos contratos en Málaga, lo que supone un incremento del 14,2% con respecto al pasado año. La provincia es también, para esta firma, la segunda de la comunidad con una mayor creación de empleo en esta próxima temporada alta, sólo superada por Cádiz, con 25.940 contratos y un incremento del 16,9%. «La contratación en esta época del año viene motivada, principalmente, por varios sectores vinculados al turismo, como el comercio, transporte, hostelería y ocio y entretenimiento», sostiene Luis Pérez, director de Relaciones Institucionales de Randstad.

De esta forma, el aumento de afluencia de turistas a la Costa del Sol, tanto nacionales como internacionales, batiendo nuevos récords año tras año, es el principal dinamizador del mercado laboral en esta época del año. En este sentido, Pérez remarca que la estacionalidad de este periodo motiva que la contratación temporal sea una de las opciones más utilizadas por las empresas, para adaptarse al incremento de la demanda, satisfacer las necesidades de los visitantes y cubrir las vacaciones de algunos profesionales. «Este modelo de contratación permite a las compañías flexibilizar sus plantillas, con el objetivo de aumentar su oferta de servicios y adecuarse a los picos de trabajo puntuales», afirma.

Así, por ejemplo, desde la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), su presidente, Luis Callejón, vaticina que este verano se mantendrá la ocupación o se incrementará alrededor de un punto en los principales destinos de la Costa del Sol. «Nosotros tenemos una estructura de trabajo muy clara, generamos un trabajo de calidad, con un 50% de la plantilla que es fija por convenio, un 30% que son fijos discontinuos y el 20% restante son los temporales», describe Callejón, quien cree que en agosto se alcanzará el pico de ocupación y, por tanto, de contrataciones temporales.

No obstante, el máximo responsable de la patronal hotelera pone el acento en la «competencia desleal» de las viviendas turísticas, «que están colapsando el destino en determinadas zonas como el Centro histórico». «No competimos en igualdad de condiciones, lo que tendrían que hacer las administraciones públicas es equiparar los requisitos de estas viviendas a los de los apartamentos turísticos, porque tienen la misma actividad», considera. Callejón cree que «ya le estamos viendo las orejas al lobo, cuando hemos conseguido mantener una ocupación media del 70%, pero las compañías aéreas ya nos están diciendo que los viajeros que van a llegar a la Costa del Sol van a reducirse en un 7% por la competencia de otros destinos». «Con precios no podemos competir, tenemos que apostar por la calidad», asegura.

Por su parte, Javier Frutos, presidente de la asociación de hosteleros de Málaga (Mahos), también vaticina una buena temporada turística en la provincia, aunque no manejan cifras concretas de contratación. «El verano pasado ya fue de récord, y éste también apunta a ello, sobre todo en los meses de julio y agosto», considera Frutos, quien cree que uno de los caballos de batalla de su sector es la formación y la cualificación de los trabajadores. «Es algo en lo que insistimos mucho a los sindicatos, no sólo es el tema de los idiomas, somos una industria y tenemos que tener esa fortaleza», afirma.

Respecto a las quejas vecinales por la saturación de las terrazas en el centro histórico o en otros grandes municipios de la Costa, el presidente de Mahos advierte que todo lo que sea quitar mesas y sillas supone menos empleo. No obstante, aboga por alcanzar «un consenso y equilibrio sostenible».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos