Dos de cada tres nuevos asalariados ganan una media de 1.900 euros al año

Sus datos fiscales revelan que durante 2016 el 84% de quienes firmaron un contrato lo hicieron por debajo del SMI, entonces de 9.173 euros anuales

J. A. BRAVO MADRID.

Gran parte de la recuperación del empleo en España, tras dejar atras lo peor de la crisis económico-financiera -que encadenó 22 trimestres con una tasa de paro superior al 20% (al principio de otoño pasado había descendido ya al 16,4%), el peor dato de la serie histórica del INE-, se ha hecho a costa de bajar salarios y elevar la temporalidad de los contratos y el trabajo a tiempo parcial. Lo venían advirtiendo algunos expertos e institutos de análisis económico, y ahora lo ha confirmado la Agencia Tributaria.

Dos de cada tres nuevos asalariados que se registraron en 2016 -año al que corresponde la última encuesta de movilidad en el mercado de trabajo elaborada por Hacienda- ganaron, como promedio, solo 1.907 euros anuales. En concreto, el 63,8% de quienes accedieron al mercado de trabajo entonces -1,15 millones, que sumados a quienes ya tenían un empleo supusieron en conjunto 17,25 millones de personas- lo hicieron por debajo de la mitad del salario mínimo interprofesional (SMI), que era en ese momento 4.586 euros.

Si le añadimos las altas laborales en el siguiente tramo de salario, que incluye a quienes percibían de media 6.488 euros anuales (el 20,7% del total), tenemos que ocho de cada diez nuevos contratados en ese ejercicio cobraban, como mucho, el salario mínimo (9.173 euros anuales repartidos en 14 pagas). Hablamos del 84,5% de las incorporaciones al mercado, que en 2016 -el segundo año de recuperación del empleo-, fueron 1,81 millones en términos netos con una retribución media de 5.438 euros en el conjunto del ejercicio.

Conviene precisar, no obstante, que en esos nuevos asalariados no se distingue la duración de sus contratos: se consideran tanto indefinidos como temporales, de jornada completa y a tiempo parcial (quienes ganan menos). La diferencia que hace la Agencia Tributaria es por escalones de salario. En cualquier caso revela una tendencia clara al abaratamiento del nuevo empleo, coinciden distintos expertos, que también apuntan a una precarización importante. De hecho, ese mismo mercado laboral se precisaron 40 contrataciones para generar un nuevo afiliado a la Seguridad Social, pues aunque se firmaron 19,97 millones de acuerdos en 2016 las incorporaciones al sistema solo superaron por poco el medio millón (540.655 cotizantes).

En 2017 la situación mejoró algo, pero no demasiado. Para crear un puesto de trabajo neto hizo falta entonces suscribir 35 contratos, si bien en términos de afiliación resultó el mejor ejercicio desde 2005 con 611.146 altas.

Volviendo a los datos de Hacienda (elaborados sobre todo con las declaraciones del IRPF), el siguiente grupo donde más altas laborales se produjeron en 2016 fue entre quienes ingresaron entre 9.713 y 13.759 euros anuales (hasta 1,5 veces el SMI). Un 8,3% del total, cuya retribución media fue de 11.101 euros.

Solo un 2% de 'privilegiados'

Como contraste, por encima de unos ingresos por año de 22.932 euros anuales (2,5 veces el SMI de entonces) solo se registraron el 2,2% de los nuevos asalariados, que serían en este contexto los 'privilegiados'. El panorama no cambia mucho si se mira por el lado de las bajas. Y es que aunque la mayoría también se produjeron en los escalones de sueldo inferiores -el 78% de quienes perdieron su empleo ingresaban menos de 9.173 euros anuales-, el volumen de las nuevas incorporaciones los superó con creces por más de seis puntos.

Pero también en quienes lograron permanecer en el mercado de trabajo respecto a 2015 se produjo un abaratamiento de sueldos. En concreto, el 25,3% vio recortado sus emolumentos, llegando incluso a quedar en la mitad entre quienes menos cobraban: 1,96 millones de personas bajaron de una media de 4.764 euros anuales hasta solo 2.320 euros.

Fundamentalmente sufrieron los ajustes retributivos, en promedio, los 3,91 millones de empleados que ganaron menos del salario mínimo. En el resto de tramos, por el contrario, hubo incrementos -siempre de media-, siendo el mayor (11%) precisamente entre quienes ya ingresaban más de 91.728 euros anuales.

Conforme a la edad , la mitad de las altas (el 53%) tenía menos de 35 años, además de concentrarse en la parte baja de salario: por debajo de los 25 años su sueldo medio anual era de 3.412 euros, mientras que por encima se situaba en 5.801 euros. Por sectores, banca y aseguradoras fue a la vez el menos dinámico en el empleo (el 1,7% de las bajas y solo el 0,8% de las altas) y el de mayores sueldos (15.573 euros de media anual). Los de más contratos, el 35% entre servicios sociales y a empresas, ganaron entre 4.400 y 5.500 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos