Cómo salir airoso de estas 7 preguntas trampa en las entrevistas de trabajo

Tener un buen currículum no basta para acceder a un empleo. Durante la selección hay que sortear una serie de interrogantes que pueden hacer que perdamos la oportunidad de no responder como la empresa espera. Estos consejos te servirán para afrontar la prueba de fuego

Almudena Nogués
ALMUDENA NOGUÉSMálaga

Por fin llegó el día. Tras dejar un sinfín de currículums, suena el teléfono. Toca enfrentarse a la esperada entrevista de trabajo. Una prueba de fuego determinante para acceder al mercado laboral en la que las empresas cada vez son más exigentes. Tener buena formación y experiencia para el puesto no es suficiente. Los procesos de selección son complejos y la competencia -muy alta en estos momentos- supone a su vez una gran presión. Ante este escenario, los expertos recuerdan la importancia de que los aspirantes se preparen a fondo las entrevistas sin dejar cabo suelto y estén en jaque ante las posibles pruebas y preguntas a las que se pueden enfrentar.

Para triunfar en este proceso las recomendaciones básicas de los profesionales de recursos humanos pasan por no descuidar la puntualidad ni las comunicaciones previas, evitar comenzar la entrevista preguntando sobre las condiciones económicas, los horarios o vacaciones y no caer en las adulaciones ni presumir de idiomas. Pasarse de insistente es otro ingrediente negativo.

Estos consejos básicos están bajo el control del aspirante pero seguirlos no basta. Y es que las empresas se reservan un as en la manga en forma de preguntas trampa que pueden acabar desorientando al candidato y restándole muchos puntos si no las contestan como es debido. ¿El truco? Anticiparse y antes de acudir a una entrevista ponerse en todos los posibles escenarios "¿Por qué crees que deberías ser tú el seleccionado y no los demás?", con este tipo de interrogantes quienes reclutan las plantillas buscan identificar las fortalezas y debilidades a fin de determinar quién es la persona más indicada para el puesto.

Para ayudar a quienes buscan trabajo en este complicado trance, la Comunidad Laboral Trabajando.com–Universia ha redactado una mini guía con algunas de esas preguntas 'trampa' más recurrentes y las mejores respuestas para salir airosos de ellas. ¡Toma nota!:

  • 1

¿Por qué crees que deberías ser tú el seleccionado y no los demás? Lo que aconsejan contestar los expertos: "Esta respuesta no debe basarse únicamente en tus conocimientos técnicos, dado que es probable que la formación no te diferencie del resto. Al contrario, explica cómo tu experiencia, habilidades y aptitudes desarrolladas a lo largo de tu trayectoria encajan con el cargo al que aspiras". Especialistas en selección coinciden en que algunas de las habilidades más valoradas son el compromiso, la capacidad de adaptación al cambio y de comunicación y el liderazgo

  • 2

¿Qué puede decirme de usted? "En esta respuesta existen dos reglas que debes considerar: nunca cuentes cuestiones personales y comparte solo información que te ayude a conseguir el trabajo. Por ello, la respuesta debe estar orientada a demostrar logros profesionales y/o académicos, tus habilidades aplicables al puesto, y los objetivos o metas profesionales alcanzadas".

  • 3

¿Cuál es tu mayor defecto? "Seguramente en el pasado has explicado que tus mayores defectos son ser perfeccionista o adicto al trabajo, pero este tipo de respuestas son muy comunes, por eso es mejor que des información específica y realista. Es importante explicar una debilidad que se ha convertido con el tiempo en fortaleza, así demuestras que tienes capacidad de mejora continua y que eres transparente. Es más, existen respuestas que jamás se deberían dar a un seleccionador si queremos evitar que nos descarten. Nunca soltar frases como “uno de mis mayores defectos es la puntualidad, debo aprender a llegar más temprano”, “soy un poco lento y a veces me retraso con la entrega de los proyectos” o “me irrito con facilidad”, entre otras.

  • 4

¿Por qué quiere trabajar en nuestra empresa? Para esta respuesta será necesario tener conocimiento de la empresa, su historia, cultura corporativa, hacia dónde se dirige, presencia, etc. "Asegúrate de que tu explicación se sustente en esos puntos. Si has hecho una investigación sobre la compañía, sabrás en qué aspectos puedes fundamentar tu argumento".

  • 5

¿Por qué dejaste el último trabajo? "Sé honesto, coherente y concreto en tu respuesta. A veces el motivo puede ser complejo de explicar, como cuando hay un despido, pero es un error dejar que el entrevistador deje volar su imaginación pensando en lo que pudo ocurrir. Nunca se debe esconder la razón y, si la verdad no es agradable, prepárala con anticipación. Siempre será mejor decir la verdad de la mejor forma posible a que descubran alguna mentira".

  • 6

¿Qué opinas de tu último jefe? Una pregunta espinosa. Esto es lo que aconsejan responder los expertos: "Bajo ningún concepto podemos hablar mal de nuestros exjefes, compañeros o antigua empresa en una entrevista de trabajo. De hacerlo, la impresión que se da es la de una persona en la que no se puede confiar, lo cual resta puntos".

  • 7

¿Tienes alguna pregunta? "Decir ‘no’ no es la respuesta correcta. La entrevista no puede terminar sin que aclares tus dudas lanzando alguna pregunta dado que ello puede denotar una falta de interés hacia el puesto de trabajo. Es el momento idóneo de hacer gala de que hemos estudiado bien a la compañía y hacer preguntas concretas sobre el departamento, la manera de trabajar, etc. “No solo es importante lo que digas, sino también cómo lo digas. En este aspecto tu lenguaje corporal es fundamental. Muchas veces los gestos o posturas corporales hablan más que mil palabras, de ahí la importancia de cuidar todos los tipos de lenguajes en el entorno laboral”, explica Javier Caparrós, director general internacional de Trabajando.com.

Fotos

Vídeos