El mayor centro de Amazon en España parará el 21 y el 22 de marzo por una huelga

Sede de Amazon en Brasil. /Reuters
Sede de Amazon en Brasil. / Reuters

Los sindicatos denuncian que quiere abaratar salarios y también la ayuda por incapacidad temporal aplicando el convenio sectorial, más severo que el actual

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

El mayor centro logístico que Amazon tiene en España, situado en el municipio madrileño de San Fernando de Henares, puede parar prácticamente su actividad los próximos 21 y 22 de marzo. Sería fruto de la huelga total de 48 horas convocada por el comité de empresa, medida que cuenta con un respaldo mayoritario (el 75% de su plantilla).

La causa de esta protesta es que la empresa pretende abaratar parte de los salarios, el precio de las horas extraordinarias y también la cobertura de las contingencias sociales, además de reducir los fines de semana libres. Según los sindicatos, se trata de un recorte «drástico» en sus condiciones laborales, que ha hecho que la negociación del nuevo convenio colectivo esté encallada. El último expiró a finales de 2016, aunque se ha prorrogado mientras duraban las conversaciones.

La multinacional estadounidense pretende aplicar el convenio sectorial de logística y paquetería, más severo que el que existía en Amazon. Eso supondría, por ejemplo, reducir los sueldos en las categorías superiores para las nuevas contrataciones (entre 2.000 y 4.500 euros menos al año) y congelarlos para los 1.100 empleados indefinidos que ya existen. También pretende reducir especialistas y repartir su carga en puestos inferiores.

Los sindicatos admiten, no obstante, que hay un problema de absentismo laboral en la empresa (el doble de la media en el sector logístico), pero lo achacan más a las bajas por sobreesfuerzo físico ante una «carga brutal de trabajo». Según sus cuentas, cada trabajador camina al día entre 20 y 25 kilómetros para poder cumplir con sus tareas laborales en esta planta del gigante del comercio electrónico.

Amazon quiere reducir a la mitad su complemento para las bajas por incapacidad temporal, la mayoría por dolores de espalda. No obstante, los sindicatos apuntan que esta medida seguramente reactive que los trabajadores pidan el cambio de contingencias (de enfermedad común a profesional) para compensar la pérdida de ingresos, algo que bastantes no venían haciendo hasta ahora porque con la ayuda que recibían de la empresa el tratamiento era como si fuera un accidente de trabajo.

"Excesiva" temporalidad

Si finalmente se terminara aplicando el convenio sectorial, admiten los sindicatos, sí habría una única consecuencia positiva: limitar la «excesiva» temporalidad laboral que existe en la patronal. Y es que dicho marco especifica que el número de contratados de este tipo no podrán suponer más de una cuarta parte de la plantilla (el 25%), cuando en la actualidad casi se duplica ese margen (en torno al 45%).

La huelga, apuntan las centrales sindicales, sería la mayor que sufre Amazon en Europa tras los paros en Alemania, Francia e Italia. No obstante, la compañía intentará paliar parte del impacto reforzando la actividad de sus otros nueve centros en España.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos