Publirreportaje

Formación incentivada del IMFE, una apuesta por el empleo

El grupo de alumnos en las instalaciones de la Fundación Laboral de la Construcción./C.A.S.
El grupo de alumnos en las instalaciones de la Fundación Laboral de la Construcción. / C.A.S.
Este organismo municipal trabaja activamente por la formación y la inserción en Málaga
SUR

En un mercado laboral convulso y marcado por la estacionalidad, la formación se ha convertido en la mejor arma para las personas que aspiran a ocupar cualquier puesto de trabajo. Conscientes de esto, el Instituto Municipal para la Formación y el Empleo (IMFE) dependiente del Ayuntamiento de Málaga, inició en 2011 el programa de Formación Incentivada.

Este proyecto, financiado con recursos propios del Ayuntamiento, tiene como objetivo cualificar profesionalmente a las personas desempleadas para mejorar sus posibilidades de acceder o reincorporarse al mercado laboral en los diferentes sectores productivos del tejido empresarial.

Con la intención de abordar los principales aspectos de la realidad del mercado, la formación combina la teoría con prácticas profesionales no laborales en empresas, siguiendo el modelo de Formación Dual.

Para llevar a cabo este proyecto el IMFE cuenta con la colaboración de empresas malagueñas que, además de formar a los alumnos según las necesidades de trabajo de la ciudad, se comprometen a facilitar la inserción laboral (de manera directa o a través de otras organizaciones) de, al menos, un tercio de los alumnos que participan en el curso.

Juan Antonio Jimenez soldando una pieza.
Juan Antonio Jimenez soldando una pieza. / C.A.S.

Los cursos son impartidos por expertos profesionales de las diferentes empresas, que están al corriente de las necesidades del mercado y del sector. Asimismo, son totalmente gratuitos y cuentan con una beca de asistencia para el alumnado participante que busca cubrir los posibles gastos ocasionados por el mismo.

Sectores pujantes con capacidad de inserción

En la actualidad este proyecto realiza alrededor de 50 cursos anuales, lo que supone sobre 200 contrataciones al año, ya que la capacidad media es de entre 10 y 15 alumnos.

A la hora de seleccionar las formaciones, se buscan empresas de los sectores productivos más pujantes en Málaga como comercio y ventas; hostelería; programación informática; servicios y turismo.

Concha Cuadra junto a la zona de soldado.
Concha Cuadra junto a la zona de soldado. / C.A.S.

Algunas de las empresas que han colaborado en este programa son Leroy Merlin, Prohumanitas, Grupo Gorki o Arelance. Además están cerrando un acuerdo de colaboración con la empresa conservera Ubago.

Alumnos desempleados y residentes en Málaga

El perfil de los alumnos es muy variado y responde las demandas del mercado. De este modo, dependiendo del curso al que se opte, los alumnos pueden tener una titulación mínima o perfiles altos como ingenieros informáticos. Los requisitos indispensables son ser demandante de empleo inscrito en el Servicio Andaluz de Empleo, ser residente en Málaga y estar en posesión del título académico oficial que se requiera para acceder a cada curso.

Entre los programas que se están llevando a cabo se encuentra un curso de soldadura impartido por la Fundación Laboral de la Construcción. Este taller está destinado a personas mayores de 45 años en situación de desempleo y busca atender a colectivos escasamente representados entre los perfiles laborales que se solicitan.

“Son unos alumnos fantásticos, muy disciplinados. A pesar de no tener experiencia en el sector de la metalurgia, van avanzando muy bien gracias a sus ganas de aprender. No hay que repetirles dos veces las cosas”, apunta Juan Antonio Moreno, profesor del curso.

Concha Cuadra, una de las alumnas soldadoras, quiere aplicar los conocimientos que está adquiriendo para desarrollar su faceta artística. “Quiero desarrollar esto en la fabricación de muebles y estructuras metálicas para exposición”.

Juan Antonio Jiménez, proveniente del sector de la logística, resalta su satisfacción y la profesionalidad del profesorado: “Nos ayudan tanto que tenemos la sensación de saber y avanzar muy rápido, aunque nos quede mucho por aprender”. La experiencia le ha servido para querer reconvertirse y continuar su vida laboral en algunas de las ramas que ofrece este sector. “Yo les recuerdo que no todo es la obra, hay opciones en el mantenimiento industrial, la fontanería, etc. Estar parados por mucho tiempo hace mella, pero no han perdido la ilusión y tienen muchas ganas de trabajar”, apunta el profesor.

Más información en:

www.imfemalaga.eu

Teléfono 951 927 887

Temas

Imfe

Fotos

Vídeos