Unos 40 trabajadores de El Prat se dan de baja médica antes de la asamblea

Colas en el aeropuerto de Barcelona. / Quique García (Efe)

Los vigilantes crean incertidumbre sobre el acuerdo

David Valera
DAVID VALERAMadrid

El conflicto que mantienen los vigilantes del aeropuerto de El Prat con Eulen, la empresa concesionaria de los controles de seguridad, dio este miércoles una nueva vuelta de tuerca. Alrededor de 40 empleados (el 11% del a plantilla) se cogieron la baja médica en las últimas 48 horas. Una circunstancia que, además de generar nuevas colas de pasajeros en los accesos a los controles en una jornada en la que no había huelga convocada, añade una importante incertidumbre sobre el resultado de la asamblea que se celebra este jueves a partir de las 11:00 horas. En dicho encuentro los cerca de 360 empleados de Eulen afectados deberán decidir si respaldan la propuesta de la Generalitat de Cataluña, que actúa de mediador, y que implica subir los salarios en 200 euros de media y reforzar la plantilla con unas 70 personas. Unas medidas que ya han sido aceptadas por la empresa.

Sin embargo, las bajas médicas, que fueron calificadas como «elevadas» por la compañía, aunque no confirmó el número exacto, son un síntoma que podría indicar un rechazo a la medida. De hecho, esta circunstancia se suma a la postura reacia del comité de huelga a aceptar el acuerdo. Sus portavoces anunciaron desde el principio que la revalorización salarial era «insuficiente» al estar alejada de los 350 euros que solicitan. Si la medida no sale adelante, los paros parciales volverán este viernes y el domingo para hacerse indefinidos desde el lunes 14.

Conscientes de la delicada situación, este miércoles tanto la empresa como el Gobierno reclamaron a los trabajadores respaldar el acuerdo. En concreto, la compañía afirmó que lamentaría mucho que «una minoría se impusiera a la mayoría de los trabajadores». En este sentido, apelaron a la «responsabilidad» de los trabajadores a la hora de votar. Asimismo, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, reclamó cerrar el conflicto «de manea inminente». En un comunicado consideró «razonable» la propuesta del mediador y mostró su confianza en la «buena voluntad» de los implicados para evitar nuevos perjuicios a los pasajeros.

Fotos

Vídeos