El árbitro del conflicto de El Prat apura los plazos y comunicará el laudo mañana

El dictamen de Marcos Peña será de obligado cumplimiento para la empresa Eulen y los vigilantes, que votarán si lo aceptan el lunes

D. VALERA

madrid. Los vigilantes del aeropuerto de El Prat y la empresa Eulen, concesionaria de la seguridad en la instalación, conocerán finalmente mañana el laudo obligatorio redactado por Marcos Peña, el árbitro designado por el Gobierno para resolver el conflicto que se prolonga desde comienzos de mes. De esta forma, el mediador agotará el plazo de diez días fijado por el Ejecutivo en el momento de su nombramiento, después de que en un principio pensara comunicar su decisión hoy. Sin embargo, ayer cito a ambas partes para el día 31 en la sede del Consejo Económico y Social (CES) que preside. Este dictamen será de obligado cumplimento, aunque los trabajadores ya han recurrido ante el Tribunal Supremo este procedimiento de arbitraje impuesto por el Ejecutivo después de que comenzara una huelga indefinida de 24 horas por considerarlo «ilegal».

Peña fue nombrado por el Ministerio de Fomento después de que fracasara la mediación de la Generalitat de Cataluña, cuya propuesta de mejora salarial de 200 euros mensuales fue rechazada por los trabajadores de forma contundente en una asamblea. Desde su designación como árbitro -Eulen y los vigilantes fueron incapaces de proponer un nombre- el también presidente del Consejo Económico y Social tenía un máximo de diez días para elaborar el laudo.

En ese tiempo se ha reunido con el comité de huelga y la empresa. Tras dichos encuentros Peña ya advirtió de que ninguna de las partes «quedaría contenta» con su resolución. Sin embargo, se comprometió a «minimizar el conflicto y conciliar intereses». La compañía anunció desde un principio que «acataría» el laudo del arbitraje. Sin embargo, los trabajadores celebrarán otra asamblea el lunes para valorarlo. En caso de ser aceptado el conflicto llegaría a su fin.

Sin embargo, el conflicto tiene otro frente abierto después de que los trabajadores decidieran comenzar otras jornadas de paros parciales a partir del 8 de septiembre por el despido de dos vigilantes y el expediente abierto a otros dos por incumplir los servicios mínimos de las huelgas anteriores. En este sentido, la Generalitat volvió a ejercer ayer de mediador y se reunió con el comité de huelga y la empresa para tratar de llegar a un acuerdo. De hecho, realizó una propuesta consistente en que Eulen retiraría esas sanciones a cambio de que los trabajadores aceptaran el laudo del árbitro. Algo que la compañía rechazó ayer.

Fotos

Vídeos