El PP afirma que la huelga parcial del 8 de marzo es «insolidaria» y «elitista»

J. M. C.

madrid. La ministra de Defensa y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, se ha mostrado contraria a los paros convocados de cara al próximo 8 de marzo, el Día de la Mujer Trabajadora, para protestar por la brecha salarial al argumentar, entre otros motivos, que el hecho de que solo la secunden las mujeres no le parece «un criterio igualitario». Cospedal sostiene que la huelga parcial solo debería llevarse a cabo si la hacen hombres y mujeres, y no solo ellas.

Además, aclaró que otro de los motivos para rechazar esta convocatoria es que «no todas las mujeres tienen libertad para hacer huelga», como las desempleadas o las autónomas. El PP considera que la protesta del 8-M es «insolidaria» y «elitista» y cree que «apuesta por el enfrentamiento entre hombres y mujeres», según un argumentario elaborado por el partido. Por su parte, la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, afirmó ayer que afrontaría esta convocatoria como «una huelga a la japonesa», es decir, trabajando más horas.

A pesar de que las críticas a los paros se suceden desde el PP, los sindicatos continúan con su intención de reivindicarlos para luchar contra la discriminación que, según indican, sufren las mujeres en el mercado laboral. Ayer tuvo lugar el Plenario de la Cumbre Social Estatal, formado por más de 150 organizaciones, en el que se analizó la precariedad, la temporalidad, los niveles de parcialidad y una amplia brecha respecto del salario de los hombres. Se trata de causas que justifican la movilización del día 8.

En el caso de los funcionarios, las diferencias salariales por género se sitúan en torno al 16%. Esta es una de las conclusiones de un informe de UGT en el que se refleja que las empleadas públicas cobran una media de 27.305 anuales, frente a los 29.827 de los hombres. Esta diferencia es aún más patente en Educación, Sanidad y Servicios Sociales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos