El Tesoro supera sin apenas apuros su primera subasta con nuevo Gobierno

J. A. B.

Se esperaba con incertidumbre la primera cita del Tesoro con los mercados tras la formación del nuevo Gobierno, ante las dudas que pudiera generar entre los inversores -la prima de riesgo para España bajó ayer un 4% hasta quedar en 98,6 puntos-. Sin embargo, los apuros para alcanzar el objetivo previsto -se colocaron 4.517 millones de euros y el tope que se había planteado era llegar a 5.250 millones- resultaron claramente menores.

Se pagaron más intereses, sí, pero con diferencias de poco más de una décima salvo en las emisiones a más largo plazo. Así, en el paquete de bonos con vencimiento en 2023 se tuvo que ofrecer un interés del 0,78% frente al 0,46% que en un lanzamiento similar a mediados de mayo. No obstante, la demanda del mercado fue ayer casi tres veces mayor de lo que ofreció el Estado español, que colocó títulos por valor de 558 millones frente a los 1.608 millones que se le pidieron.

En las obligaciones a diez años también se pagó más dinero a los inversores, pero el alza fue mínima: 1,41% ahora frente a 1,38% el pasado 17 de mayo. Los bonos a tres años, por su parte, mantuvieron su rendimiento negativo aunque fue menor al de hace tres semanas: en concreto -0,01% frente a -0,13%.

Hubo, además, una nueva colocación de deuda vinculada a la inflación, con un tipo marginal fijado en el -0,75%. Fueron bonos con vencimiento a cinco años y se captaron 2.618 millones, aunque el mercado llegó a pedir hasta 3.668 millones. El Tesoro, que en promedio sigue registrando en sus emisiones una demanda que duplica con creces la oferta, volverá a acudir al mercado la semana próxima.

Para entonces es posible que se hayan apaciguado algo factores externos de distorsión como el cambio de gobierno en Italia -su prima subió ayer a 256 puntos-, en manos de un Ejecutivo de talante populista, y el conflicto comercial entre EE UU y la Europa comunitaria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos