Las 'telecos' modulan la guerra de precios para financiar el aumento de servicios y el 5G

Varias personas usan su 
teléfono móvil en un partido 
de baloncesto. :: j. andrade/
Varias personas usan su teléfono móvil en un partido de baloncesto. :: j. andrade

Los grandes grupos, vigilados por la CNMC y el Defensor del Pueblo, suben tarifas de sus paquetes con un ojo en el 'low cost'

J. A. BRAVO MADRID.

La telefonía fija tradicional está moribunda. No desaparecerá, pero su aportación al negocio del sector es cada vez más reducida. En un lustro sus ingresos se han reducido a la mitad en España y apenas llegan ya a los 603 millones de euros por trimestre frente a los 1.117 millones de la telefonía móvil, según los últimos datos publicados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), correspondientes a otoño de 2017.

Sin embargo, sigue siendo campo de batalla para las operadoras, aunque solo en la oferta de paquetes convergentes. En enero los usuarios cambiaron de compañía 224.042 números fijos, un 1,2% de las 19,2 millones de líneas activas. En móviles las mudanzas se triplicaron: 687.974, un 25% más que hace un año y el máximo mensual histórico Desde 2008 se han pasado a otro operador 54,7 millones de líneas móviles, más que habitantes del país.

Pero en enero la mayoría se fue a la competencia no por una guerra de precios a la baja, hasta hace no mucho habitual, sino por lo contrario. Hay ofertas, pero cada vez se limitan más al segmento 'low cost', un bajo coste donde el servicio es limitado y la calidad (medida, por ejemplo, en velocidad de acceso a internet o más capacidad de uso de datos) también.

El consejero delegado de Vodafone España, Antonio Coimbra, lo dejó claro en una de sus últimas comparecencias. «El sector volverá a tocar sus tarifas antes de que termine el año. Sería muy raro que no fuera así», reconoció. «Todos meteremos nuevos servicios para subir precios», afirmó, aunque «también los quitaremos en otras tarifas para bajarlas». La doble estrategia se consolida.

Pero ¿quiere eso decir que no habrá más batallas comerciales? No, solo que la mayoría serán al alza. El 5 de febrero Movistar inició la última escalada, en su tercer alza anual de tarifas para su producto estrella. Así, la mayoría de sus paquetes Fusión se encarecieron cinco euros.

Como en ocasiones anteriores, sus grandes competidores siguieron los mismos pasos. Primero Orange, que el 25 de febrero elevó entre dos y cinco euros el coste de los principales paquetes convergentes (fijo, móvil, internet y televisión de pago según cada caso). En abril Vodafone ha incrementado entre cuatro y cinco euros su oferta similar, y algo menos de la mitad las tarifas de móviles y de acceso a la Red por fibra.

Claro que ese acompasamiento aparente ha generado suspicacias. La CNMC investiga una denuncia de la organización de consumidores Facua por esa subida «al unísono», que cree que «puede responder a un pacto contrario a la Ley de Defensa de la Competencia». Para sus dirigentes es «uno más de una serie de incrementos que se producen desde el año 2015». A su vez, el Defensor del Pueblo pidió al Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, además de al regulador del sector, información sobre dichos incrementos al tener las mismas sospechas.

Lo cierto es que las tres grandes operadoras también han coincidido en no encarecer la nueva batalla por los derechos televisivos del fútbol, que les sería muy costosa en una etapa en la que prefieren centrarse en completar el despliegue de su red de fibra e iniciar el desarrollo del 5G. Telefónica y Orange sí han pujado, aunque a la baja en comparación con campañas anteriores, para emitir los torneos europeos: Champions y Europa League. El grupo Mediapro pagó unos 1.100 millones de euros por emitir la primera en España las tres próximas temporadas. Vodafone no participará, aunque no descarta una negociación bilateral más adelante.

Fútbol y televisión, claves

El fútbol es, junto a una panoplia de series, el gran motor de la oferta televisiva de pago de las operadoras, cuyos ingresos por abonados crecieron casi un 15% en el segundo trimestre de 2017 (últimos datos de la CNMC) y el doble en la TV por internet hasta suponer 301 millones de euros, casi cinco veces más que la televisión por cable (65 millones) y dos veces y media más que la recibida vía satélite (124,6 millones). El dato más importante para las grandes 'telecos' es que casi nueve de cada diez suscriptores (el 87%) tenían el servicio contratado bajo alguna modalidad empaquetada. Y las más completas se siguen encareciendo: 96,6 euros de media a mediados de 2017, un 15% más anual, según cálculos del propio regulador.

Ese es un mercado copado por los tres grandes operadores, aunque es el cuarto en discordia, MásMóvil, el que más está creciendo. En enero cerca de la mitad (el 44,9%) de las nuevas líneas de banda ancha fija contratadas eran suyas. Ese mes hubo 204.031 altas en fibra óptica hasta el hogar (FTTH), pero las bajas en DSL fueron 126.264.

En MásMóvil prevén ganar 800.000 nuevos clientes en 2018. Su ariete en la guerra de precios está en el segmento 'low cost' con las marcas Pepephone (por ejemplo, fibra 100 megabytes, móvil 5 gigas y llamadas a cero céntimos por 40 euros al mes) y Yoigo (fibra 300 Mb, móvil 7 GB y llamadas ilimitadas por 53 euros), a la que intentan replicar Tuenti (Telefónica), Lowi (Vodafone) y Amena/Simyo (Orange).

En la gama media y alta la pelea está en los servicios complementarios. Vodafone va a comercializar su 'SuperPass' (14 euros al mes) para disponer de datos casi ilimitados en muchas aplicaciones. Se podrá contratar con la mayoría de sus tarifas convergentes, por ejemplo, la 'One' con fibra 50 Mb, móvil con llamadas ilimitadas y 20 GB por 95 euros.

Orange ha duplicado las velocidades de su oferta de fibra y extenderá a todos los hogares con su red óptica propia la oferta de contratar 1 Gbps simétrico. Sus paquetes con llamadas sin límite oscilan entre 63 y 83 euros al mes. Movistar, por su parte, se centra en los productos convergentes de televisión con fútbol y/o series, de 80 y 125 euros al mes según los servicios incluidos.

Entre 2016 y 2017 el IPC de la telefonía subió casi cinco puntos según el INE. ¿Qué pasará este año?

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos