La luz da otro susto fortuito al situarse en máximos por la opacidad del sistema

La tarifa regulada alcanza los 0,18 euros/kwh en dos horas y Energía avisa de que «tomará medidas» si detecta nuevos récord de precios «anómalos»

JOSÉ M. CAMARERO MADRID.

Ni hace un frío extremo que impulse el uso de las calefacciones ni las condiciones meteorológicas han cambiado repentinamente como para que el precio regulado de la electricidad -el PVPC- repunte a sus cotas máximas del año en pleno mes de octubre. Pero ayer sucedió: el coste de esa tarifa que utilizan 11,5 millones de hogares se situó en los 0,1825 euros por kilovatio/hora (kwh) entre las 19.00 y las 23.00 horas. Un tramo que coincide con un consumo intensivo en las viviendas, aunque al tratarse de un periodo tan corto, su impacto en la factura de octubre tendría que ser mínimo.

Nunca antes en lo que va de año, el precio horario de la electricidad ligado al PVPC había sido tan alto. Ni siquiera en en enero, cuando superó los 0,18 euros/kwh en algunos tramos del día 23 de ese mes, en plena ola gélida invernal. De nuevo, hay que acudir al complejo mecanismo por el que se fijan diariamente los precios del PVPC para encontrar una justificación del repunte.

En esta modalidad de contrato, el precio se determina hora por hora, dependiendo de las condiciones de oferta y demanda. Así, se incluye el coste de la electricidad que se negocia diariamente, los peajes de acceso -lo que se paga por la potencia-, el pago por capacidad -los importes con los que se retribuye a determinadas centrales para que estén en funcionamiento por si el sistema precisa su aportación-, el servicio de interrumpibilidad -lo que se paga a las grandes industrias para que dejen de producir si el sistema lo precisa para abastecer el consumo- y los servicios de ajuste. Es esta última variable la que ayer subió de forma «atípica», según admiten fuentes del mercado, hasta registrar un precio de hasta 250 euros por Mwh frente a unos máximos que no suelen superar los 30 euros/Mwh. Habitualmente, los servicios de ajuste sirven para cubrir una drástica caída de la producción de renovables, una circunstancia que ayer, en principio, no estaba prevista.

Medidas correctoras

Por eso, algunos expertos del sector indican que se trata de un «efecto» en los cálculos que se utilizan para determinar los precios por el que algunas firmas se embolsarán cuatro millones de euros. El Ministerio de Energía va a «observar» la evolución de precios durante los próximos días por si se produjeran repuntes «anómalos» para introducir «medidas correctoras», según apuntan fuentes del departamento que dirige Álvaro Nadal. Las miradas se dirigen también a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), con atribuciones para investigar estas situaciones, como ya lo hizo ante la subida de 2013 por un uso incorrecto de la producción hidroeléctrica.

Lo que ocurrió ayer se puede explicar, a grandes rasgos, por la necesidad que tuvo Red Eléctrica de tirar de las térmicas -las que usan carbón o ciclos combinados- para poder cubrir la demanda, que alcanzó los 33.000 megavatios. A las condiciones meteorológicas adversas para las renovables se unió un nuevo parón en la producción de las nucleares en Francia, lo que disminuyó la entrada de energía desde el país galo. Otra tormenta perfecta que provocó un efecto estadístico que derivó en el repunte del precio final del PVPC.

Ayer, apenas un 23% de la luz procedía de las renovables -un 34% en lo que va de año-, mientras que la aportación de las térmicas superó el 43% más otro 23% de las nucleares.

Fotos

Vídeos