ING supera los 3,6 millones de clientes aprovechando los problemas del Popular

J. A. BRAVO

madrid. Las dificultades que atravesó el Banco Popular durante el primer semestre -desde diciembre pasado llegó a perder 20.000 millones de euros en depósitos-, hasta desembocar el pasado 7 de junio en su resolución y casi inmediata compra por el Santander a cambio del precio simbólico de un euro, permitieron a sus rivales aumentar su clientela. Y uno de los que más se aprovechó de ello, a tenor de los resultados conocidos ayer, fue la filial española de la entidad holandesa ING.

En concreto, aumentó su demanda un 5,5% en el último año para alcanzar los 3,6 millones de clientes, cifra récord para dicho banco, aunque en el último trimestre y coincidiendo con las mayores dudas en el Popular el crecimiento fue del 1,5%.

Desde la entidad hablan de un «fuerte crecimiento» de su negocio minorista, enfocado especialmente a los créditos (tanto vivienda como consumo), cuyo volumen de concesión aumentó un 14,1% entre enero y junio hasta totalizar 14.400 millones. De manera similar, su oferta de productos de inversión -que abarcan desde fondos a planes de pensiones- también resultó exitosa, con un incremento del 26,2%.

Uno de los apartados con balance más positivo fue su cuenta nomina, a la que se incorporaron «cerca de 200.000» personas más. Asimismo, destacó que más de la mitad de sus clientes (el 52,7%, esto es, 1,9 millones a 30 de junio) ya les tienen como su banco principal.

Con todo ello ING ya gestiona en España fondos por valor de 56.000 millones de euros, lo que supone casi un 13% más que hace un año. Ello no ha sido óbice para que haya podido mejorar también su tasa de morosidad, que ha descendido del 0,94% al 0,88% en sus préstamos, consolidándose de esta forma como una de las más bajas del sector.

Fotos

Vídeos