Solbes enmienda las medidas de Zapatero ante la crisis: «Nos equivocamos totalmente»

El exvicepresidente admite «errores» y falta de «valentía» para atajar el déficit y reformar las cajas de ahorros por las presiones políticas

JOSÉ M. CAMARERO MADRID.

El 'superministro' de José Luis Rodríguez Zapatero para asuntos económicos, Pedro Solbes, entonó ayer el 'mea culpa' más contundente escuchado hasta ahora por parte de un gobernante al asumir parte de la responsabilidad derivada de la gestión política tanto en los primeros años de la crisis como en los ejercicios previos en los que la economía española no paraba de crecer. Solbes admitió ante la comisión del Congreso que investiga la crisis la falta de reflejos del Ejecutivo socialista: «Nos equivocamos totalmente» a la hora de detectar la caída que finalmente se produjo; «hubo claros errores de previsión» en las estimaciones macroeconómicas; y, sobre todo, «debimos ser más valientes» para atajar el déficit o el problema de las cajas de ahorros, fueron algunas de las afirmaciones que lanzó a los diputados.

El que fuera número dos de Zapatero desde su llegada al poder, en 2004, hasta abril de 2009, expuso todas las discrepancias que en materia de política económica y tributaria tuvo con el presidente. Y lo ilustró con una frase demoledora: «Fui responsable de coger un tren que aceleraba, pero que finalmente se desaceleró, y no paramos a tiempo; nos quedamos sin vía; y no fuimos capaces de hacer un ajuste más suave del que realizamos», ilustró.

Solbes planteó que «la solución más deseable» para lograr un desenlace distinto hubiera sido «una política fiscal más restrictiva». Es decir, gastar menos de lo que lo hizo el Gobierno en su momento a pesar del ciclo alcista en el que se encontraba la economía hasta 2007. Hasta ese año, según el exvicepresidente, «podríamos haber alcanzado superávits del 4% o 5%», cuando en el mejor de los casos se superó el 2%. Así, el nivel de deuda pública se podría haber reducido aún más del 36% del PIB al que cayó en plena expansión. «A mí no me parecía un nivel escaso, pero para la otra coalición que formaba el Gobierno, la otra parte, sí se veía escaso», dijo refiriéndose sin citar al responsable de la Oficina Económica, Miguel Sebastián.

LAS FRASES Pedro Solbes Exvicepresidente «Mis propuestas cayeron en saco roto porque, en definitiva, nadie quería que la fiesta terminara» «Póngase en la situación, con un Gobierno en minoría y todo el mundo con ganas de más gasto» «Las puertas giratorias existirán siempre, y si no es una desgracia, pero hay que definirlas bien»

Eran todas materias en las que podía haber actuado el Gobierno de otra forma, pero eso habría supuesto «una alternativa difícil por la situación política» que se vivía en aquel momento. Ese Ejecutivo no tuvo mayoría absoluta en las Cortes en ninguna de las dos legislaturas de la etapa de Zapatero, y siempre dependía del apoyo de otros grupos de izquierda. Precisamente por el «excesivo peso de los factores políticos de aquellos años impidió cualquier avance», según Solbes, y no se pudieron acometer reformas.

En el caso de las cajas, la minoría parlamentaria del PSOE unida a «la vinculación de estas entidades con los partidos y sus territorios» impidieron acometer cualquier cambio con carácter preventivo. Y solo se hizo cuando, en 2010, el sector financiero se encontraba en el epicentro del terremoto. En su opinión, «el problema no eran las cajas» sino las características de una «gobernanza inadecuada». Pero dada la situación, según Solbes, «modificar la legislación no era realista si no existían problemas de solvencia». Solo lo realizaron cuando tuvieron que intervenir Caja Castilla La Mancha, en abril de 2009.

En sus intentos por apaciguar los ánimos del 'boom', Solbes afirmó que «los banqueros y empresarios», que no tuvieron «un comportamiento racional a medio y largo plazo. Y apuntó al Banco de España: «Con la perspectiva actual, lo que se hizo fue insuficiente». Recordó sus críticas a las hipotecas a 40 años, «pero cayeron en saco roto, porque todos querían que siguiera la fiesta».

Durante su intervención en el Congreso, Solbes reiteró en varias ocasiones su postura opuesta a buena parte de las políticas económicas desarrolladas por el Gobierno de Zapatero, aunque él mismo era el ministro económico, como le recordaron algunos diputados. Así se refirió, por ejemplo, a que las reformas laborales «se dejaron, en mi opinión excesivamente, en manos de los agentes sociales». O al hablar sobre las inversiones realizadas en su momento: «Hemos hecho cosas excesivamente ineficientes en función de una demanda social no justificada&rdquo, al referirse a obras públicas como el AVE. También mostró su desacuerdo con medidas como la rebaja de 400 euros en el IRPF de 2008 -«una promesa electoral que había que aceptar»-, o el Plan E, un programa que no estaba «bien definido» ni diseñado en su aplicación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos