Los sindicatos de AENA dan margen al Gobierno al aplazar el registro de huelga

Los representantes del Ministerio de Fomento, de AENA y los sindicatos, en la reunión mantenida el martes. :: mariscal / efe
Los representantes del Ministerio de Fomento, de AENA y los sindicatos, en la reunión mantenida el martes. :: mariscal / efe

Esperarán a conocer la propuesta de Fomento en la reunión del día 7 para decidir si oficializan los paros en todos los aeropuertos españoles

DAVID VALERA MADRID.

Los sindicatos mayoritarios de AENA (UGT, CC OO y USO) concedieron ayer un margen al Gobierno para negociar las mejoras salariales y de plantilla que solicitan los trabajadores. Así, decidieron aplazar la convocatoria oficial de 25 jornadas de huelga en todos los aeropuertos hasta después de la reunión que mantendrán el próximo jueves día 7 con el Ministerio de Fomento y AENA (falta saber si acudirá Hacienda). De esta forma, las tres organizaciones quisieron mostrar su voluntad de diálogo tras valorar «positivamente» el encuentro del martes con el secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, y el presidente del gestor aeroportuario, José Manuel Vargas.

En concreto, los sindicatos calificaron como «un avance» que sea el Ministerio de Fomento quien esté al frente de las negociaciones. En un comunicado conjunto también expresaron su satisfacción por el compromiso del Gobierno a «abordar todas las reivindicaciones planteadas».

Esta decisión de retrasar la oficialización de la huelga responde a la petición realizada por el secretario de Estado de conceder «más tiempo» para consultar las reclamaciones de los trabajadores. En cualquier caso, si no se producen avances los sindicatos advierten que oficializarán los paros para iniciar la huelga el 15 de septiembre como estaba previsto. Unos paros que se prolongarían hasta final de año, incluidas las Navidades.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, valoró «muy positivamente» la decisión de los sindicatos. «Esto abre un camino de tranquilidad para seguir hablando y negociando. Confío en que se pueda llegar a un acuerdo», explicó en su comparecencia en la comisión de Fomento del Congreso. En este sentido, el ministro afirmó que su departamento va a trabajar por resolver la situación «en los próximos días».

Los empleados de AENA y Enaire, la empresa matriz controlada por el Estado, solicitan la creación de 450 nuevas plazas para el gestor aeroporturario y otras 250 para Enaire. La propuesta presentada por el Ejecutivo en la reunión del martes implica un incremento de la plantilla «más allá de la tasa de reposición», aunque no trascendieron cifras.

Más complicado de resolver es la cuestión salarial. Los trabajadores piden un incremento de la retribución que permita recuperar el 8% de poder adquisitivo perdido desde 2010, según sus estimaciones. Sin embargo, el Ejecutivo defiende que esas modificaciones deben plantearse en la Mesa de la Función Pública, donde se negocian las condiciones salariales de todos los funcionarios.

Este órgano depende de Hacienda, ausente de las reuniones a pesar de haber sido señalada como la institución competente en la materia tanto por los sindicatos como por AENA y Enaire. Algo que no gustó nada en el departamento que dirige Cristóbal Montoro y que pudo estar detrás de la decisión de no participar en el encuentro. De hecho, su ausencia fue considerada por los sindicatos como un «obstáculo» para el acuerdo.

Hoy el laudo de El Prat

Por otra parte, ayer el ministro Íñigo de la Serna también tuvo que referirse al otro frente laboral aeroportuario abierto: el de los vigilantes de El Prat. El titular de Fomento defendió en la comisión del Congreso la actuación de su departamento y de AENA. En este sentido, justificó la necesidad de aprobar un laudo obligatorio -un dictamen que el árbitro designado por el Gobierno, Marcos Peña, dará a conocer hoy a las partes- ante el fracaso de las negociaciones y el rechazo de los trabajadores a la propuesta de mediación de la Generalitat.

También destacó la necesidad de recurrir a la Guardia Civil para «garantizar la seguridad» en el aeropuerto tras la huelga indefinida convocada por los vigilantes de Eulen, la empresa concesionaria de la seguridad. Unas explicaciones que no convencieron a los partidos de la oposición, que acusaron al ministro de actuar «tarde y mal» y pidieron la dimisión del presidente de AENA.

En cualquier caso, De la Serna adelantó que esta semana se pondrá en marcha el grupo de trabajo solicitado por los sindicatos sobre el sector de los vigilantes de seguridad en instalaciones públicas como aeropuertos o estaciones de ferrocarril. El objetivo de este comité, que contará con representantes de la administración central, trabajadores y empresas concesionarias, será mejorar la situación laboral de estos empleados «a nivel global».

Más

Fotos

Vídeos