Menos salario y más horas extras

Una de las discriminaciones más fuertes y recurrentes a las que se enfrentan los jóvenes es la relativa a los salarios. Hasta el punto de que los menores de 25 años cobran menos de la mitad que el resto. Así, si el sueldo medio se situó en 23.106 euros brutos anuales en 2015, los que tienen entre 20 y 24 años se tienen que conformar con 11.228 euros, según los datos de la última Encuesta Anual de Estructura Salarial del INE. Los menores de 30 superan por poco los 16.000 euros, con lo que la inmensa mayoría son mileuristas. Cabe resaltar que mientras el sueldo medio ha crecido desde 2008 en más de 1.200 euros, no ha sido así para los jóvenes: los menores de 25 años ganan 2.000 euros menos que siete años atrás, a lo que además habría que restar otro 10,7% derivado de la subida de los precios.

Y otro tema son las horas extras. El número de jóvenes menores de 30 años que trabajaron fuera de su horario laboral, aunque dado sus tipos de contratos es un porcentaje pequeño (apenas un 5% del total), está experimentando en los últimos meses un importante ascenso. Concretamente, en el segundo trimestre de 2017 han crecido en 110.000, según los datos de la EPA. Pero todavía es más revelador el hecho de que a más de un tercio de ellos (35%) no se las pagan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos