El 'riesgo europeo' de no avanzar hacia más unidad

Salvador Salas

José Vicente Astorga
JOSÉ VICENTE ASTORGA

«El debate en Europa no es tanto la recuperación, sino qué tenemos que hacer para mantenerla», planteó De Guindos como reto futuro. Se trata de un debate que en su opinión debe esperar a las elecciones alemanas y el nuevo liderazgo en Francia, pero para el que el ministro de Economía tiene claro el camino a seguir, descontado un Brexit que en su opinión será muy negativo para todos, pero especialmente para Reino Unido. «Hay dudas sobre la arquitectura y entramado institucional europeo, pero también está el convencimiento de que no podemos quedarnos como estamos y por supuesto nunca retroceder en la integración sino ir a más unidad económica, fiscal y financiera»necesidad de avanzar en esa línea. De Guindos contrapuso las correcciones a la baja de crecimiento que el FMI realizaba en los años de la crisis a las revisiones al alza en el último año. Alertó de la «combinación peligrosa» que en su opinión se produce a nivel mundial. «En la situación actual sigue habiendo mucha deuda, más que desde el final de la II Guerra Mundial, y una evolución de la productividad muy moderada y una inflación también moderada. Y la productividad es la que tiene que hacer frente al pago de la deuda», resumió como «sabor agridulce» que le produce ese cuadro. En el ámbito nacional, enumeró como cuestiones clave para el futuro la consolidación fiscal para cumplir con el 3,1 por ciento de déficit este año y el 2,2 en 2018, avanzar en la privatización de Bankia y conseguir los máximos retornos así como mantener reformas estructurales como la laboral «porque ha hecho empresas más competitivas». El principal riesgo en su opinión para España es «no ser capaces de aprovechar la situación actual que crean estos nuevos fundamentales más sostenibles de la economía y nos permitan salir definitivamente de la crisis».

Fotos

Vídeos