La remuneración media es un 6,6% inferior a la de hace ocho años

La remuneración media es un 6,6% inferior a la de hace ocho años

El peso de la masa salarial en el PIB se ha reducido dos puntos desde el inicio de la crisis, mientras que las rentas empresariales han crecido en esa proporción

DAVID VALERAMadrid

La mejora económica no se ha trasladado aún a los sueldos. La remuneración media por asalariado real (descontada la inflación) es un 6,6% inferior a la registrada hace ocho años. En concreto, en el segundo trimestre de 2017 se situó en los 8.143 euros, frente a los 8.726 euros del tercer trimestre de 2009, cuando alcanzaron su máximo, según los datos de contabilidad nacional. Hay que tener en cuenta que las retribuciones no se redujeron con el inicio de la crisis, sino que siguieron al alza hasta la segunda mitad de 2009, fecha en la que comenzó un periodo de caída salarial que se prolongó hasta el último trimestre de 2012 con la eliminación de la extra de Navidad a los funcionarios. A partir de ahí se ha producido una ligera recuperación.

A pesar del aumento del paro, del estallido de la burbuja inmobiliaria y de la debilidad en los mercados, España se resistió a aplicar políticas de austeridad hasta mayo de 2010. En esa fecha el entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció una serie de recortes entre los que se incluía una bajada media del 5% del sueldo de los funcionarios. En el sector privado los sueldos llevaban cayendo desde finales de 2009. Una tendencia que continuó hasta el mayor desplome que se produjo en el cuatro trimestre de 2012 (ya con el Gobierno de Mariano Rajoy) al situarse la remuneración media en los 7.944 euros por el efecto de desaparición de la extra de los empleados públicos. Superado este efecto en el primer trimestre de 2013, cuando se produjo un rebote al alza, los sueldos se han mantenido casi estancados. De hecho, en el segundo trimestre de 2017 son todavía un 1,55% inferiores a los de 2013.

Desde el Gobierno reconocen que durante la crisis se produjo una caída de los salarios, pero destacan que desde 2013 y gracias a la reforma laboral se ha producido una recuperación y ahora la remuneración real por asalariado ya es un 1% superior a la existente antes de la crisis. De hecho, en el cuarto trimestre de 2007 se situaba en los 8.032 euros, frente a los 8.143 actuales. Además, recuerdan que en términos nominales (sumando la inflación) la retribución por asalariado se encuentra un 13% por encima de finales de 2007. Así, fuentes del Ministerio de Economía explican que los salarios “no han perdido poder adquisitivo respecto al principio de la crisis”.

Para entender mejor el comportamiento del trabajo durante la crisis puede compararse el peso de las rentas laborales (la masa salarial) en el PIB. Antes de la crisis se situaba en el 49% y llegó a escalar al 51% a comienzos de 2009. Después, los recortes salariales unidos a la caída de ocupados llevó a que a finales de 2012 las rentas sólo significasen el 46% del PIB. Desde entonces, y a pesar de la mejora económica y el aumento del empleo, sólo han ganado un punto y se sitúan en el 47%. Por su parte, las rentas empresariales y de autónomos (excedente de explotación bruto y rentas mixtas brutas) han pasado de representar un 41% del PIB en 2007 a un 43% en el segundo trimestre de 2017.

Crear empleo

Fuentes de Economía achacan este comportamiento de las rentas laborales a la elevada tasa de paro que todavía existe en España. Así, señalan que hay 1,5 millones de puestos de trabajo menos que antes de la crisis. Un empleo que esperan pueda recuperarse a finales de la legislatura (medio millón al año) y eso permita ganar peso a los salarios respecto al PIB.

En cualquier caso, desde el departamento que dirige Luis de Guindos consideran que la buena marcha de la economía española permite una “normalización” de los sueldos. Es decir, un aumento que sea compatible con la reducción del paro, que se mantiene como principal prioridad del Ejecutivo. Sin embargo, desde los sindicatos reclaman que el aumento de los salarios debe producirse de forma urgente y en tasas superiores a la inflación para recuperar el poder adquisitivo perdido por los trabajadores durante la crisis.

Fotos

Vídeos