La reforma del sistema de financiación queda aparcada hasta septiembre

Hacienda y las comunidades negociarán el nuevo reparto tras las vacaciones y Montoro anuncia 4.000 millones más para 2018

D. VALERA

madrid. Las comunidades autónomas y Hacienda aparcan hasta septiembre el inicio de las negociaciones de la reforma del sistema de financiación. Así se decidió ayer en el Consejo de Política Fiscal y Financiera en el que se puso de manifiesto la dificultad que supondrá poner de acuerdo a regiones de diferentes colores políticos e intereses económicos. Por un lado, las comunidades gobernadas por el PSOE -siete- dejaron claro que la iniciativa debe partir del Ejecutivo después de que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, calificase de «imposible» un nuevos sistema «sin la coincidencia» de los socialistas. «O lo sacamos entre todos o habrá que esperar a otras circunstancias políticas», advirtió ayer. Y es que la reforma de la financiación tiene que ser tramitada como ley orgánica, lo que implica que el Ejecutivo debe buscar aliados en el Parlamento. Sin embargo, más allá de esa declaración inicial, lo cierto es que las prioridades de estas regiones socialistas de cara a un nuevo reparto de recursos no tienen nada que ver.

Por ejemplo, mientras que Baleares defiende el principio de ordinalidad -las comunidades que más aportan al sistema sean las que más reciben a pesar de mecanismos de redistribución- al ser una de las más perjudicadas junto a Madrid o Cataluña con balanzas fiscales negativas, otras como Extremadura son de las más beneficiadas. En cualquier caso, Montoro explicó ayer que las comunidades contarán en 2018 con unos 4.020 millones más de financiación que en 2017 gracias a la mejora de los ingresos públicos.

Por otra parte, Hacienda logró sacar adelante ayer el objetivo de déficit autonómico homogéneo del 0,4% para 2018; el 0,1% para 2019 y el 0% en 2020 a pesar del rechazo en bloque de todas las comunidades del PSOE, incluida Extremadura que hace tres semanas se abstuvo, además de Cataluña y Cantabria. Todas ellas pedían o un mayor margen o establecer objetivos asimétricos en función de su situación. Así, Montoro sólo contó con el respaldo de las cinco comunidades del PP más Canarias. Un apoyo suficiente porque Hacienda se adjudica la mitad de los votos.

Precisamente, ayer la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) calificó como «adecuado» el objetivo del 0,4%, aunque exigirá «un esfuerzo» a Extremadura, Comunidad Valenciana, Aragón y Murcia.

Fotos

Vídeos