Los Presupuestos prevén subidas para 6,7 millones de pensionistas y una rebaja del IRPF

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ayer durante su comparecencia tras la aprobación del Gobierno de los Presupuestos. :: Ignacio Gil/
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ayer durante su comparecencia tras la aprobación del Gobierno de los Presupuestos. :: Ignacio Gil

El Gobierno aprueba las cuentas públicas de 2018 con un aumento del gasto que espera compensar con un mayor crecimiento

DAVID VALERA MADRID.

Después de numerosos vaivenes el Gobierno aprobó ayer los Presupuestos Generales de 2018. Lo hizo con seis meses de retraso respecto a septiembre -la fecha habitual- en un Consejo de Ministros extraordinario y sin contar a día de hoy con los apoyos necesarios para superar el trámite parlamentario ante las reticencias del PNV por la situación en Cataluña. Pese a ello el Ejecutivo presentará el próximo 3 de abril en el Congreso unas cuentas públicas expansivas que incluyen significativas medidas de incremento del gasto. Entre ellas, un aumento superior al IPC para las pensiones mínimas, de viudedad y de cuantías más bajas que beneficiará a 6,7 millones de los 9,5 millones de personas que cobran esta prestación, según el Ejecutivo.

También recogen una rebaja del IRPF para quienes ganen hasta 18.000 euros y una revalorización salarial de los empleados públicos del 1,75%. «Son los Presupuestos de los funcionarios, los pensionistas y de los trabajadores de rentas medias-bajas» señaló el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, durante la presentación de las cuentas públicas para enfatizar los beneficiarios de las principales medidas. Un mayor margen de actuación presupuestario basado en la perspectiva de salir este año de la vigilancia estrecha de la UE al situar el déficit por debajo del 3%. De hecho, el techo de gasto del Estado en 2018 se incrementó por primera vez desde hace tres ejercicios y alcanzó los 119.834 millones. En esta estrategia y con la vista puesta en las elecciones autonómicas y municipales de 2019 el Ejecutivo ha tratado de dar respuesta a las manifestaciones de pensionistas por todo el país en protesta por la revalorización del 0,25%.

Así, los Presupuestos incluyen incrementos de gran parte de estas prestaciones. En concreto, las pensiones mínimas se elevarán un 3%, lo que beneficiará a 2,4 millones de personas, que ganarán unos 18 euros más al mes hasta los 622 euros. También las 450.000 prestaciones no contributivas -las más bajas del sistema- subirán un 3%, lo que se traducirá en un incremento de 11 euros al mes hasta los 380 euros. Además, las pensiones de hasta 700 euros (9.800 euros al año) se revalorizarán un 1,5% (10,5 euros al mes) y afectará a 1,5 millones de personas. Las 880.000 pensiones de entre 700 y 860 euros (12.040 euros al año) se elevarán un 1% (7,8 euros de media al mes).

Viudedad

Por su parte, las pensiones de viudedad elevarán dos puntos su base reguladora (con la que se calcula la prestación) del 52% al 54%, lo que supondrá unos 13 euros más al mes. Queda pendiente el incremento hasta el 60% recogido desde 2011 y todavía sin implementarse. Asimismo, los pensionistas también se beneficiarán de ampliar de 12.000 a 14.000 euros la exención de tributar en el IRPF (algo que afectará a todos los contribuyentes). Aquellos que cobren una prestación de entre 14.000 euros y 18.000 euros (cerca de un millón de pensionistas) también verán reducida su tributación. Una medida que también beneficiará a 3,5 millones de contribuyentes.

La revalorización extra de todas estas pensiones tendrá un coste total de 1.000 millones y las rebajas del IRPF un impacto de 2.000 millones. A esto se suma una subida del sueldo de los funcionarios del 1,75% y otros 600 millones del plan de equiparación salarial para policías y guardias civiles con fuerzas de seguridad autonómicas. También prevé una tasa de reposición del 100% en la oferta de empleo público.

Las comunidades autónomas tendrán 4.000 millones más procedentes de la actualización del sistema de financiación por la mejora de la economía. Los ayuntamientos contarán con 224 millones más. Otras medidas fiscales son la deducción por gastos de guardería de 1.000 euros anuales; una deducción de cónyuge con discapacidad de 1.200 euros anuales; y un aumento de 600 euros anuales de deducción para las familias numerosas por cada hijo a partir del cuarto (inclusive).

Dudas sobre los ingresos

Montoro explicó que estas medidas de incremento del gasto son «coherentes» con el cumplimiento del objetivo de déficit del 2,2% en 2018. Para ello el Gobierno confía en el incremento de los ingresos por el mayor ritmo del PIB, revisado cuatro décimas al alza hasta el 2,7%. Así, los Presupuestos contemplan un aumento de la recaudación tributaria del 6% hasta los 210.015 millones de euros, la mayor cifra de la historia.

Por tributos, las cuentas públicas prevén un impulso del IRPF del 6,5% pese a la rebaja en esta figura, algo que Montoro justificó por la mayor creación de empleo y «un incremento de los salarios». Asimismo, los Presupuestos también estiman que la recaudación de Sociedades crezca un 4,8% y el IVA un 5,6%. El Ejecutivo confía en que estos mayores recursos permitan acometer la reducción del déficit del 3,07% al 2,2% (un ajuste de casi 10.000 millones) sin tener que subir los tributos ni realizar otros recortes. Algo que desde el Banco de España han puesto en duda. También el Sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha) criticó ayer el «optimismo deliberado» del Gobierno en la previsión de ingresos y recordó que en 2017 ya se produjo una «sobreestimación». La CEOE calificó de «excesiva» esa cifra.

Ahora el Gobierno tiene un mes para tratar de evitar que el Congreso tumbe los Presupuestos. Aunque dicen no plantearse ese escenario, lo cierto es que si se produjera el Ejecutivo tendría un último as en la manga que le permitiría aprobar alguna de estas medidas -como el sueldo de los funcionarios o las pensiones- a través de decretos.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos