Más presupuesto para poder cumplir con la OTAN

M. BALÍN MADRID.

El Ministerio de Defensa proseguirá este año el aumento presupuestario iniciado en 2017, tras perder un tercio de sus ingresos desde 2008 por la crisis económica y los recortes. Aquel curso la partida se quedó en 8.494 millones de euros y nueve años después cayó a 5.734 millones. El pasado ejercicio subió a 8.701 millones, tras incluir por vez primera los programas especiales de armamento a instancias del TC.

En esta línea ascendente, los presupuestos de 2018 cuentan con 9.255 millones, un 7% más que el curso anterior. Con esta partida se alcanza el 0,92% del PIB, un porcentaje aún lejano del 2% comprometido para 2025 con la OTAN.

Como novedad se incluye una partida de unos 300 millones para operaciones de mantenimiento de la paz, una cuestión que siempre se reflejaba en el Fondo de Contingencia y no en Defensa. En total, habrá 1.114 millones para esas misiones.

A personal dedicará 72 millones más (4.602 millones en total, la mitad del presupuesto de Defensa) y los gastos corrientes suben casi 90 millones. En inversiones reales incorpora los créditos (2.164 millones) para pagar programas especiales de armamento (PEAs), aunque sin impacto nuevo en el déficit público.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos