El presidente de Repsol critica el «ilusionismo» creado con el coche eléctrico

R. C.

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, advirtió que en la actualidad la mejor solución para reducir las emisiones de CO2 en el sector de la movilidad «no es el coche eléctrico, sino la revisión de la flota actual» de vehículos. De hecho, estimó que el coche eléctrico no será competitivo al menos hasta 2025. En su discurso en la junta general de accionistas de la compañía celebrada ayer, Brufau pidió «evitar un cierto ilusionismo» en esta materia, ya que el coste asociado a la subvención de un coche eléctrico permitiría renovar entre siete y ocho coches actuales de combustión interna «para conseguir» el mismo objetivo.

Así, advirtió de la necesidad de vigilar en su desarrollo el «equilibrio social», ya que si se gestionan mal las subvenciones destinadas, su compra puede suponer una «transferencia de renta de las clases menos favorecidas a las más favorecidas, así como que el coste del I+D+i para su avance «no recaiga en los ciudadanos».

Por otra parte, Brufau aseguró que el gas natural y el petróleo continuarán siendo una parte «muy importante» del 'mix' en la transición energética, ya que «no son sustituibles, sino que son complementarios con otros tipo de energía».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos