Precariedad laboral en la alta costura española

Precariedad laboral en la alta costura española
Alejandrodemiguel.com

La Inspección de Trabajo pide a la Fiscalía que actúe contra el modisto Alejandro de Miguel por un presunto delito contra los derechos de los trabajadores

J.V. MUÑOZ-LACUNA

No todo es glamour, belleza y modernez en la alta costura. A veces las agujas y telas más sofisticadas esconden otra realidad. Un ejemplo de ello lo ha descubierto la Inspección de Trabajo de Toledo, que ha pedido a la Fiscalía que actúe contra el prestigioso y famoso modisto Alejandro de Miguel al apreciar un presunto delito contra los derechos de los trabajadores descrito en el Código Penal y que se castiga con pena de prisión de seis meses a seis años.

En concreto, la Inspección de Trabajo ha detectado que el pasado verano la empresa de confección de este modisto, que ha llegado a vestir a la reina Sofía, abonó a sus trabajadoras entre 3.500 y 6.500 euros que les adeudaba por requerimiento de la Inspección. Sin embargo, inmediatamente después de realizar las transferencias a sus cuentas bancarias, exigió a las empleadas que lo devolvieran. Lo hicieron todas excepto una que fue despedida. Tras conocer este hecho, el sindicato CC.OO. se dirigió a la Inspección de Trabajo para denunciarlo. En su investigación, los inspectores han analizado los movimientos bancarios de las empleadas y de la empresa de Alejandro de Miguel y han confirmado que todas las trabajadoras excepto una devolvieron las cantidades adeudadas.

Impagos e incumplimientos del convenio

Esta irregularidad no es la única detectada en la empresa de confección de Alejandro de Miguel, Premio al Mejor Diseñador de Moda Nupcial en 2010 y Dedal de Oro al Mejor Diseñador en 2014. Según CC.OO., entre las prácticas habituales de su empresa, “Grupo de Confección Cadenas S.L.”, destacan que abonaba a sus trabajadoras 200 euros menos al mes de lo establecido en el convenio, el impago de varios pluses y de las pagas extras contempladas en el convenio e incluso el impago del mes de vacaciones.

La Inspección de Trabajo se ha servido en su investigación de una grabación que la empleada despedida realizó a Alejandro de Miguel durante una conversación. En ella, el modisto afirma que “por tradición, aquí las vacaciones no se pagan”.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos