Portugal presidirá el Eurogrupo con el aval de una España que mira al BCE

Mário Centeno (izquierda), ayer con Jeroen Dijsselbloem. :: reuters/
Mário Centeno (izquierda), ayer con Jeroen Dijsselbloem. :: reuters

De Guindos insiste en que la vicepresidencia del Banco Central «será para nosotros» y no disipa los rumores sobre si será él, como se cree en Bruselas

ADOLFO LORENTE

bruselas. La rueda de prensa que siempre quiso dar Luis de Guindos comenzó cuatro minutos después de las cinco de la tarde del 4 de diciembre de 2017. Allí estaba un sonriente Mario Centeno. Ganó Portugal. Muchos en Bruselas consideran que pudo haberla dado él, que si hubiese querido tenía muchas posibilidades de ser elegido nuevo presidente del Eurogrupo. Pero no. No quiso. Su tren, el verdadero tren, pasó por Bruselas el 13 de julio de 2015 y entonces ganó Jeroen Dijsselbloem. Desde entonces, el Eurogrupo fue pasado. El futuro, ahora, se llama vicepresidencia del BCE en mayo de 2018. Altas fuentes comunitarias consultadas por este diario dan casi por seguro que De Guindos se postulará para el cargo. Que lo logre, dado su perfil excesivamente político, ya es otro cantar.

El consejo de ministros de Finanzas de los 19 del euro (Eurogrupo) eligió ayer al que será su presidente desde el 13 de enero durante un periodo de dos años y medio. Había cuatro candidatos en liza: Portugal, Eslovaquia, Luxemburgo y Letonia. Como se esperaba, el ganador fue el portugués Centeno, que dado su perfil socialdemócrata y ser del Sur lo hacía casi imbatible a ojos del siempre complejo equilibrio de poderes que rige en la UE. Contaba con el apoyo de los principales ministros, sobre todo con el de De Guindos, fiel aliado y amigo de Centeno.

La sonrisa de Portugal pone en evidencia a una cariacontecida España, que pese a ser la cuarta potencia de la Eurozona sigue fuera de la cúpula económica del club, castigada por el rescate de 2012 pero también por no haber sabido jugar bien sus cartas en el baile de sillas celebrado a finales de 2014 tras las elecciones europeas. Se apostó por el Eurogrupo y se perdió. El sueño de Mariano Rajoy era vender lo que hoy sí puede hacer Portugal: pasar de rescatado a jefe de los rescatadores.

La situación no es comparable. Porque si España necesitó 41.300 millones para rescatar a la banca (el 4% del PIB), el país luso necesitó nada menos que 78.000 millones (un 45% de su PIB) para rescatar al conjunto de la economía. Sin embargo, Portugal coloca ahora a Centeno, ostenta la vicepresidente del BCE en la figura de Vitor Constancio y logró colocar en su día a Jose Manuel Durao Barroso en la presidencia de la Comisión entre 2004 y 2014.

El primo de Mourinho

De Guindos siempre había apostado por Portugal por el 'feeling ibérico' y pese a liderar un tripartito de izquierdas sustentado en el Partido Comunista y el Podemos portugués. Una ecuación que en su día desató los temores en Bruselas pero que ha conseguido convertirlos en aplausos y palmaditas en la espalda gracias a registrar, por ejemplo, el déficit más bajo de su historia.

El ministro español, como el resto de grandes líderes del Eurogrupo, no ahorraron elogios hacia la figura de Centeno. «Hará un gran trabajo», dijeron.

Ahora, lo que toca es hablar de Mario Centeno. Natural de la localidad de Olhão, en el sur de Portugal, cumplirá 51 años el 9 de diciembre. Es doctor de Economía por la Universidad de Harvard y asumió la cartera de Finanzas en noviembre de 2015. Es 'el Ronaldo del Ecofin', como le definió el alemán Wolfgang Schauble. Además, su número dos es Ricardo Mourinho Felix, primo del extravagante entrenador luso. Lleva los mismos genes, porque fue él quien recriminó en persona a Dijsselbloem sus duras críticas a los países del Sur.

¿Quién es Centeno? Todo lo contrario que el aún presidente del Eurogrupo. Discreto, «tímido y falto de personalidad», según sus críticos. No importa. Ganó. «Es un honor por la calidad de todos mis colegas y por la importancia del trabajo que tenemos. Tenemos una ventana única para preparar mejor nuestras economías y nuestras sociedades», manifestó en esa rueda de prensa que siempre quiso dar Luis de Guindos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos