Los pensionistas toman las calles de España y reclaman al Gobierno una prestación «digna»

En una jornada histórica centenares de miles de personas protestan por el alza del 0,25% y piden ligar la subida al IPC

DAVID VALERA MADRID.

En una gran demostración de fuerza centenares de miles de pensionistas tomaron ayer las calles de las principales ciudades de toda España para defender unas prestaciones «dignas» y reclamar al Gobierno que las pensiones se revaloricen en función del IPC. La masiva manifestación de Madrid, convocada por la Coordinadora Estatal en Defensa de las Pensiones a la que se unieron sindicatos, asociaciones sociales y partidos políticos, puso el colofón a una jornada histórica de reivindicación con más de un centenar de marchas por todo el país en las que destacaron, además de la de la capital, las de Barcelona, Bilbao, Valencia y las capitales andaluzas.

Ni la lluvia -convertida en nieve en algunos momentos- ni el frío impidieron que los pensionistas, pero también jóvenes y trabajadores, recorrieran las calles de la capital para protestar por lo que consideran un insuficiente incremento del 0,25% de la pensiones este año -el quinto consecutivo- y el mínimo que marca la ley aprobada por el Gobierno en 2013 y que desvinculó su incremento de la inflación. Una norma que ha provocado pérdida de poder adquisitivo para el colectivo en los dos últimos años.

Con cánticos como «¡que viva la lucha por las pensiones!» o «IPC para la vejez», los manifestantes dejaron claro su rechazo a las decisiones del Gobierno en esta materia. De hecho, parece claro que las inconcretas promesas del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de elevar las pensiones mínimas y las de viudedad realizadas durante el pleno monográfico del Congreso esta semana -y que vinculó a la aprobación de los Presupuestos- no han conseguido aplacar unas movilizaciones que comenzaron hace semanas y, lejos de amainar, amenazan con convertirse en un problema electoral para el PP de cara a las elecciones locales y autonómicas del próximo año.

«IPC para la vejez» o «Menos ladrones, más pensiones», algunos de los cánticos más repetidosNi la lluvia ni el frío impidieron que los pensionistas recorrieran las calles de las ciudades

La principal marcha de la jornada comenzó a las 18 horas desde la madrileña Puerta del Sol y culminó en la plaza de Neptuno. Entre cánticos de «menos ladrones y más pensiones» o «pensión justa ya», los manifestantes corearon consignas contra la escasa revalorización de las pensiones. Por ese motivo la mayoría de proclamas tenían como diana de las críticas al líder del Ejecutivo. «Rajoy, escucha, devuélvenos la hucha», se escuchó con fuerza. Un cántico en referencia a la reducción del Fondo de Reserva del sistema de pensiones que ha pasado de superar los 60.000 millones en 2011 a tener poco más de 8.000 en la actualidad.

De hecho, el Gobierno se ha visto obligado a inyectar a través del Tesoro hasta 15.000 millones este curso para hacer frente a las pagas extras de las pensiones sin agotar la hucha, algo que sería un golpe simbólico que el Ejecutivo quiere evitar. Así, el año pasado los Presupuestos ya incluyeron también un préstamo de 10.000 millones a la Seguridad Social por el mismo motivo.

La manifestación se desarrolló bajo un ambiente festivo en el que no faltaron los tradicionales gritos de «¡sí se puede!» o «el pueblo unido jamás será vencido». Sin embargo, también se hizo un hueco la consigna «somos mayores, no gilipollas» en referencia al enfado que ha desatado entre los pensionistas la carta que desde el Ministerio de Empleo les enviaron al inicio del año para presumir de la subida del 0,25% que en la práctica en algunos casos suponía un incremento de un euro al mes. Un cabreo por la misiva que el propio Rajoy calificó de «comprensible».

Conflicto social

Entre los asistentes a la marcha estuvo el secretario general de CC OO, Unai Sordo, quien consideró que las pensiones necesitan una «política de altura» y recordó que el crecimiento económico de España, con un incremento del PIB superior al 3% en los últimos tres años, «no se está distribuyendo entre la mayoría social y lo están pagando los pensionistas y el conjunto de la clase trabajadora». Así, el líder sindical advirtió al Ejecutivo que tiene un «problema social de primer orden» y que si no rectifica en sus reformas «el conflicto social está asegurado».

También desde UGT reclamaron un aumento de las pensiones vinculado a la inflación para evitar la pérdida de poder adquisitivo. «Si hay dinero para rescatar autopistas o bancos tiene que haber dinero para subir las pensiones de acuerdo, al menos, al IPC», señaló el secretario general del sindicato, Pepe Álvarez, quien también criticó algunas de las medida propuestas por el Gobierno y pactada con Ciudadanos como ampliar de 12.000 a 14.000 euros la exención de tributación en el IRPF. «No sirve bajar los impuestos para subir las pensiones de los más ricos», afirmó Álvarez. Hay que tener en cuenta que la mayor parte de los pensionistas ganan menos de 12.000 euros. De hecho, un tercio cobra menos de 8.200 euros que marca el umbral de la pobreza, según el Sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha).

También acudió a la manifestación el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que acusó al Gobierno de «tratar de privatizar» las ganancias de la recuperación económica y lamentó que haya «abandonado» a los pensionistas con una revalorización del 0,25% que está «destruyendo» las prestaciones ganadas con sus trabajos. Asimismo, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, se mostró «orgulloso de caminar junto a la generación que trajo la democracia».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos