Los pensionistas pierden casi un punto de poder adquisitivo al cerrar 2017 con la inflación en el 1,2%

Un gupo de personas, de tertulia en una calle de Alicante. :: CARLOS RODRÍGUEZ/
Un gupo de personas, de tertulia en una calle de Alicante. :: CARLOS RODRÍGUEZ

El Gobierno aprueba por quinto año consecutivo revalorizar estas prestaciones el 0,25%, el mínimo establecido por ley en la reforma de 2013

LUCÍA PALACIOS MADRID.

Lo que era un secreto a voces se ha convertido ya en anuncio oficial. Las pensiones se revalorizarán un 0,25% el 1 de enero de 2018. Así lo aprobó ayer el último Consejo de Ministros del año. De esta forma, por quinto ejercicio consecutivo los jubilados tendrán la subida mínima establecida por ley, que desde la última reforma de 2013, cuando entró en vigor el nuevo índice de revalorización, que las desvinculó de le evolución de los precios, se situó en el 0,25%.

De momento, este año los pensionistas pierden casi un punto porcentual de poder adquisitivo (concretamente 0,95 puntos), puesto que el IPC de diciembre se situó en el 1,2%, según el dato adelantado publicado ayer el INE. Y eso que la inflación cerró el año con la tasa más baja de los últimos doce meses y medio punto menos que en noviembre, cuando ascendió al 1,7%. El instituto de estadística achaca esta fuerte caída a una subida de los carburantes menor que la de doce meses atrás.

De cualquier forma, los mayores ven cómo por segundo ejercicio consecutivo son un poco más pobres, pues de 2014 a 2016, también con una revalorización del 0,25%, no perdieron capacidad de compra gracias a unas tasas de inflación negativas. Sin embargo, a la pérdida de 1,45 puntos de capacidad de compra en 2016, se suma ahora este 0,95, por lo que en apenas dos años acumulan un descenso de 2,4 puntos de poder adquisitivo.

De igual manera, los funcionarios perdieron este año 0,2 puntos de capacidad de compra, pues el Gobierno aprobó subirles un 1% el sueldo en 2017, una pérdida que se suma a la acumulada durante la crisis y que CC OO sitúa en un 13% de media.

Si en lugar de tomar como referencia la inflación de diciembre se tuviera en cuenta la inflación media anual, la pérdida todavía sería mayor, puesto que se sitúa en tasas cercanas al 2%.

Las previsiones de la Seguridad Social es que el incremento del 0,25% afectará a 9.584.189 pensiones contributivas, 454.960 pensiones no contributivas y 194.874 prestaciones familiares. De los 9,5 millones de pensiones contributivas, seis de cada diez son de jubilación, tal y como especifica el Ministerio de Empleo en la nota enviada, en la que también recalca que el coste total de la revalorización para 2018 alcanza los 297,32 millones. En cuanto a las correspondientes a clases pasivas, son 633.415 pensiones con un coste total de revalorización de 35,05 millones.

Tras esta subida del 0,25%, el límite máximo de pensiones públicas se fija a partir del 1 de enero en 2.580,13 euros por mes (el pasado año era de 2.573,70), tal y como explica el Gobierno en su real decreto. De esta forma, los pensionistas con más suerte verán cómo su prestación se revaloriza 6,43 euros al mes. Sin embargo, para la mayor parte de jubilados sus ingresos mensuales se elevarán apenas 2,67 euros, pues la pensión media de jubilación pasará de 1.071,01 euros a 1.073,68 repartidos en 14 pagas. Por su parte, el incremento de la pensión media a duras penas supera los 2,3 euros mensuales, de forma que pasará de los 926,87 euros a los 929,18 euros.

A su vez, la pensión media de viudedad aumentará 1,6 euros para alcanzar los 650,81 euros al mes, en tanto que las pensiones de orfandad y en favor de familiares tendrán un importe mínimo de 195,3 euros mensuales, en contraste con los 194,8 euros actuales.

El ministerio matiza que esta revalorización mínima del 0,25% se aplica en ausencia de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2018 y que cuando se consiga su aprobación, se aplicará de forma específica la fórmula de revalorización establecida por ley. En definitiva, que si se llegan a aprobar nuevos Presupuestos, no cambiará nada.

Subida del salario mínimo

Frente a estas pérdidas de poder adquisitivo, quienes sí ganarán capacidad de compra serán los trabajadores que cobran el salario mínimo interprofesional (SMI), después de que ayer el Consejo de Ministros aprobara subirlo un 4%. Así, queda fijado a partir del 1 de enero en 735,9 euros al mes repartidos en 14 pagas (10.302,6 euros anuales).

Además, el real decreto recoge el acuerdo social suscrito por el Gobierno y los interlocutores sociales por el que se establece ya un aumento del 5% para 2019 y del 10% para 2020, de forma que el último año de legislatura la remuneración más baja alcance los 850 euros al mes en 14 pagas. Eso sí, estos incrementos están condicionados a que la economía crezca al menos un 2,5% y se creen más de 450.000 puestos de trabajo al año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos