Montoro apuesta por dar un 'cheque fiscal' a las personas de más edad

Montoro interviene en el Senado. / Juanjo Martín (Efe)

Hacienda trabaja en una ayuda para este colectivo mediante un impuesto negativo independiente del nivel de renta del pensionista

David Valera
DAVID VALERAMadrid

Hacienda apuesta por crear un impuesto negativo para las personas de más edad como respuesta a la presión que los pensionistas y la oposición llevan ejerciendo las últimas semanas para mejorar esta prestación. Se trataría de un 'cheque fiscal' incorporado en el IRPF que en la práctica supondría una ayuda con una cuantía por determinar que recibirían los pensionistas mensualmente. Una figura similar al que ya funciona para las madres trabajadoras con niños menores de tres años y que reciben 100 euros mensuales por este impuesto negativo.

Fuentes del departamento que dirige Cristóbal Montoro aseguran que esta prima fiscal todavía se está definiendo, por lo que no está cerrado a partir de qué edad los pensionistas podrían beneficiarse. Lo que sí confirman esas fuentes es que la medida sería independientemente del nivel de renta. Además, según Hacienda afectaría tanto a personas jubiladas pero también activas como personas mayores que reciban una remuneración por ser autónomos

Con esta medida el Gobierno trata de calmar las protestas de los pensionistas, que han tomado masivamente las calles en las últimas semanas. De hecho, la idea de Hacienda es que este impuesto negativo se incluya en los Presupuestos de 2018 que, según dijo el presidente Mariano Rajoy, pretende aprobar el 23 de marzo.

Sin revalorizar el IPC

Desde Hacienda desvinculan la medida de esas manifestaciones que reclaman revalorizar la pensión según el IPC para no perder poder adquisitivo -como ocurrió el año pasado con una revalorización del 0,25% y una inflación media anual del 2%- y recuerdan que Montoro ya se refirió en noviembre a una "prima fiscal" para las personas de más edad. Sin embargo, desde entonces esa medida había caído en el olvido y se ha recuperado coincidiendo con el aumento de las protestas.

Además, con esta fórmula el Gobierno intenta zanjar el debate de volver a vincular las pensiones al IPC, algo que la mayoría de los partidos de la oposición reclaman. De hecho, el Pacto de Toledo abordará en las próximas reuniones esa posibilidad, a la que el Ejecutivo se niega en redondo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos