La patronal eleva su propuesta salarial para cerrar un acuerdo «en breve»

Antonio Garamendi, ayer, en el acto de su reelección como presidente de Cepyme. :: Víctor Lerena / efe
Antonio Garamendi, ayer, en el acto de su reelección como presidente de Cepyme. :: Víctor Lerena / efe

Garamendi desliza que su recomendación parte del 1,2% y Rosell defiende ahora un incremento superior al 2,5% para los sueldos más bajos

LUCÍA PALACIOS MADRID.

«Las negociaciones siempre se llevan con discreción y no podemos poner sobre la mesa en público cosas que se deben hablar dentro». Son palabras del presidente de la patronal de las pequeñas empresas (Cepyme), Antonio Garamendi, que ayer fue reelegido por otros cuatro años. Puso así de manifiesto que, aunque oficialmente la negociación colectiva permanece estancada desde el pasado mes de abril y las organizaciones empresariales y sindicales se mantienen firmes en sus propuestas, de puertas para dentro las cosas se están moviendo, se mantienen conversaciones telefónicas donde las posturas se suavizan y el acuerdo está cada vez más cerca.

Lo que parece un hecho es que la patronal ha elevado su recomendación salarial para 2017, que fijó el pasado mes de abril entre un 1% y un 2%, porcentaje que podría incrementarse medio punto adicional dependiendo de la productividad de la empresa y del sector. Sin embargo, el desliz que ayer cometió el presidente de Cepyme durante unas declaraciones a los medios confirma lo que ya había adelantado este periódico: que el pacto podría cerrarse en una banda entre el 1,2% y el 2,5%. «Hemos hablado de una horquilla del 1,2% al 2,5%, cuando sabemos que la inflación acabará el año en un 1,5%, una oferta que está muy por encima de esa recuperación», afirmó Garamendi. Ante la pregunta de si entonces ya era oficial el incremento por parte de la patronal al 1,2%, contestó: «Bueno, no, 1%, 1,2% dicen ellos [los sindicatos], 1,8%... Tendremos que hablarlo. Nos tendremos que mover unos y otros pero tendrán que ser flecos muy pequeños».

En definitiva, que ni el 1% oficial de los empresarios ni el 1,8% de los sindicatos, sino que ambos parecen haber pactado ya que los sueldos subirán un mínimo del 1,2%. Por primera vez el Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) recogerá un suelo. ¿Y el máximo? En este punto también podría haber cierta mejora. La patronal lo ha fijado en un tope del 2,5% en aquellas empresas que vayan bien, mientras que los sindicatos insisten en que se eleve hasta el 3%, tal y como ayer reiteró el nuevo secretario general de CC OO, Unai Sordo.

Sin embargo, el presidente de la CEOE, Juan Rosell, dio un paso más y abrió la puerta a que el acuerdo recoja subidas incluso superiores al 2,5% para los salarios más precarios. «Quizá ha llegado el momento en los acuerdos con los sindicatos de hacer planteamientos distintos para los salarios muy bajos y los no tan bajos», argumentó en unas declaraciones a la radio. Rosell defendió que para los primeros deberían aceptarse «incrementos muchísimos más importantes», ya que «es muy difícil» poder llegar a fin de mes con un sueldo de 800 euros. A este respecto, Garamendi animó a «hablar en un futuro» sobre «la brecha entre los que entran en el mercado laboral y los que ya están instalados», por lo que se sobreentiende que si no se incluyera finalmente en este acuerdo para 2017 podría retomarse para el de 2018.

La presión del Gobierno

Por su parte, el Gobierno metió de nuevo presión a los agentes sociales para cerrar ya un pacto para que la «recuperación llegue a todos». «Es momento de que los salarios se correspondan con la creación de 500.000 empleos al año y con la competitividad de las empresas», sostuvo Fátima Báñez en unas declaraciones a los medios durante el acto de reelección de Garamendi. «Pido que el diálogo se intensifique y julio es un buen mes para cerrar un acuerdo», concluyó.

Parece, por tanto, que «con toda seguridad tendremos buenas noticias en breve», tal y como aseguró Garamendi, pero se trata además de que la subida salarial acordada se cumpla. En lo que va de año la media pactada en los convenios colectivos se sitúa en el 1,27%, que encaja por tanto con la banda mínima que podría fijarse. Y es que hasta ahora los incrementos siempre se han quedado por debajo del tope fijado. Así, en 2016 el incremento medio se quedó en el 1,06%, pese a que el acuerdo recogía una revalorización de hasta el 1,5%. Y lo mismo pasó en 2015 y en 2014.

Fotos

Vídeos