Pallete completa la transición de poder en Telefónica casi dos años después

Cambia a los presidentes de las filiales en España y Latinoamérica para culminar el «relevo generacional» ante el reto digital

J. A. BRAVO MADRID.

Casi dos años ha tardado el presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, en completar la transición de poder en una de las mayores multinacionales del país y también de los líderes mundiales del sector. Hoy cambiará a una decena de altos directivos, el mayor relevo desde que ascendió al primer puesto del grupo en abril de 2016 en sustitución de César Alierta.

Todos los movimientos fueron propuestos ayer por la comisión de nombramientos del grupo y en unas horas recibirán el visto bueno del consejo de administración. Los más destacados son las sustituciones, en buena medida esperadas hace tiempo, de los presidentes de sus filiales en España y Latinoamérica, área que pasa a dividirse en dos (norte y sur).

El objetivo de los cambios, según Álvarez-Pallete, es «simplificar» la estructura de poder y «adaptarla» al nuevo entorno digital, que «nos exige una renovación permanente». Con estos relevos, argumentó, Telefónica será «más ágil, sencilla y definitivamente centrada en la gestión, el servicio al cliente, el crecimiento, la eficacia y la rentabilidad».

En lo más cercano, Emilio Gayo sustituirá como nuevo presidente de Telefónica España a Luis Miguel Gilpérez, del que era su 'número dos'. Este último asumió el cargo en 2011 y, entre otras cosas, acabó con las subvenciones a la compra de teléfonos, lanzó las tarifas convergentes Movistar Fusión y consolidó la expansión de la red de fibra. Su flanco débil fue la competencia con los operadores 'low cost, que intentará remediar su relevo, especializado en servicios comerciales. Gayo, además, contará con la figura de una consejera delegada (no existía antes), María Jesús Almazor.

Ser «más efectivos»

La renovación de presidentes de filiales, que comenzó en 2016 con Reino Unido, Alemania y Brasil, alcanza también al hasta ahora hombre fuerte en Latinoamérica. El argentino Eduardo Caride, otro alto directivo superviviente de la etapa de Alierta, deja un área que se escinde en dos unidades para «atender de forma más efectiva las diferentes situaciones del mercado». Telefónica Hispam Sur englobará las operaciones de Argentina, Chile, Perú y Uruguay y estará dirigida por Bernardo Quinn, hasta ahora director de Recursos Humanos globales. Telefónica Hispam Norte, que incluye a Colombia, México, Centroamérica, Ecuador y Venezuela, tendrá al frente a Alfonso Gómez Palacio, que era consejero delegado de Telefónica Colombia.

También tiene relevancia singular el fichaje de Pedro Serrahima al frente de la nueva Dirección de Desarrollo de Nuevas Marcas. El que fuera hombre fuerte de Pepephone, marca de Globalia integrada ahora en MásMóvil, tendrá el reto de convertir de una vez a Tuenti en el ariete del grupo que compita con el resto de operadores de bajo coste.

Otros cambios afectan a las áreas de Secretaría General y de Asuntos Públicos y Regulación, hasta ahora bajo la dirección del veterano Ramiro Sánchez de Lerín y de Carlos López Blanco, respectivamente, que se unifican en una división y pasarán a ser lideradas por Pablo de Carvajal. Asimismo, se potencia el área de Personas (RRHH), que pasa a reportar directamente al presidente y estará dirigida por Marta Machicot. La lista de sustituciones se completa con el ascenso de Mario Martín a la presidencia de Telxius, la filial que agrupa las torres de telecomunicaciones de Telefónica y otros activos vinculados a la transmisión de sus señales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos